“Clásico” del equipo gua’i

Una vez más, Cerro Porteño no supo aprovechar la localía y ventaja de dos goles frente a Guaireña que volvió a pegarse el gusto de llevar un valioso punto de La Nueva Olla. El primer tiempo fue azulgrana con los tantos de Aquino y Boselli, el segundo lo pintó el equipo gua’i con Romero y Duarte. Y se viene el clásico.

La jugada que sentenció anoche en la Olla. El cabezazo de Lito Duarte que venció a Muñoz en el 2-2 de Guaireña.
La jugada que sentenció anoche en la Olla. El cabezazo de Lito Duarte que venció a Muñoz en el 2-2 de Guaireña.

Virtud de uno, incapacidad del otro

Del empate de anoche 2-2 en La Nueva Olla se apuntan dos factores que abren el debate: si Cerro Porteño fue incapaz de cuidar la doble ventaja conseguida en un estupendo primer tiempo o si Guaireña acumuló méritos para no perder con lo que mostró en la otra mitad. Algo de ambas cosas pasaron, pues si bien fue el equipo gua’i el que tocó primero el timbre en el arco de Muñoz, con Toledo desaprovechando una clara ocasión, después solo se vio el acostumbrando ritmo azulgrana, aunque sin la solidez y velocidad.

Arzamendia sacó un remate largo que lo tapó el arquero, luego la exquisitez de Aquino con un pase filtrado y llegar a culminar en gol la brillante jugada. Por entonces era solo cuestión de tiempo para volver a ver otro tanto del Ciclón.

Otra vez Claudio se puso el overol de gran jugador; asistió a Boselli y este marcó un gol, típico de goleador y esa diferencia de 2-0 ubicó al cuadro de “Chiqui” Arce con mayores posibilidades de quedarse con el triunfo y la punta.

Pero lo del conjunto de Troadio fue diferente en la otra mitad, ya no dejó jugar al dueño de casa, impuso empuje y pelea en todas las pelotas, virtud que lo llevó a acumular méritos para llegar al gol. Los que saltaron del banco ayudaron aún más, y solo una llegada al promediar esta etapa tuvo Cerro.

El balón recorrió más el campo del anfitrión, Romero se hizo de aquel, se tomó confianza y sacó el disparo que rozó en Cáceres y el descuento. Ahí surgieron los fantasmas de hace un año, y fue “Lito” el de repetir aquello: gol a poco del final, empate merecido y golpe duro al Ciclón esperando el clásico.

@micacere

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD