El Ciclón se hace respetar

Cerro Porteño superó al Deportivo Santaní por 3-2 en un General Pablo Rojas donde se vieron mensajes desafiantes. El Ciclón arrancó perdiendo pero en cuestión de minutos dio vuelta el marcador para mantenerse en la segunda posición.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/VQVOOORGPRHFJNSXMYLTOZQHB4.jpg

Con el primer puesto en el Grupo E de la Copa Libertadores en el bolsillo, Cerro Porteño recibió al Deportivo Guaraní en su casa pensando en terminar el Apertura en el segundo lugar. La visita, machacada por la goleada que le propinó un Olimpia que se consagró como el mejor del torneo, pretendía sacudirse e iniciar el camino que le permita seguir en la División de Honor.

Cuando los equipos terminaban de acomodarse, Isidro Pitta rompió la paridad con un derechazo que se clavó en el ángulo superior izquierdo de Juan Pablo Carizzo a los 2’. El delantero santaniano, formado en el Ciclón, se encontraba en clara posición adelantada que pasó desapercibida ante los ojos del línea Rodney Aquino.

El fútbol azulgrana fue creciendo de a poco y como consecuencia, aparecieron situaciones para empatar. Otro punto negativo de la tarea arbitral fue el penal que le perdonaron a la visita. A los 14’ y 17’, Gustavo Arévalos fue clave para mantener la ventaja albinegra al privarle de la paridad a Herán Novick y Diego Churín, respectivamente.

PUBLICIDAD

A los 19’ cambió todo. Una mano de Nicolás Olivera, tras el centro de Churín, dentro del área fue el comienzo de la remontada cerrista. Novick se hizo cargo de la ejecución y a los 21’ puso el 1-1 parcial. Tres minutos después, el volante uruguayo habilitó al delantero argentino y esta vez no perdonó. El 2-1 en el tanteador puso cierta justicia en Barrio Obrero.

El Ciclón se adueñó del balón en la segunda mitad y desperdició chances para ampliar la ventaja. Federico Carrizo arañó el tercero a través de un tiro libre. La visita asomó con remates de media distancia que no pasaron lejos de la portería cerrista.

Los dirigidos por Fernando Jubero no cerraron el encuentro y por momentos, el Deportivo Santaní se ilusionó en el empate. El elenco azulgrana administró el resultado al no poder sentenciarlo con un tanto más. A los 83’, un centro de Salustiano Candia quiso ser rechazado por Iván Ramírez quien no hizo otra cosa que vencer a su propio arquero. A los 85’, Blas Díaz puso cifras definitivas al marcador en un estadio donde aparecieron mensajes desafiantes.

Cerro Porteño sigue segundo con 40 puntos, el jueves termina el duelo con el Sportivo Luqueño que lo va perdiendo por 2-0 en 35’. El Deportivo Santaní continúa muy comprometido con el descenso y se despedirá del Apertura contra Libertad.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD