Final parejo en Dos Bocas

Guaraní y 3 de Febrero igualaron a un gol en el que fue el último choque del Apertura. Tanto los aurinegros como los esteños cerraron una campaña para el olvido.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/H4SSYJWJ4JARJE6HTL4MN3XSPM.jpg

En el Rogelio Silvino Livieres se produjo el cierre del torneo Apertura: Guaraní y el 3 de Febrero, equipos situados en la parte baja de la tabla, disputaron el último encuentro del certamen.

El Indio, dirigido desde el partido anterior por Juan Manuel Azconzábal, intentó voltear la página de una triste campaña con un triunfo de despedida pensando en el segundo semestre.

Por el otro lado las cosas eran más complicadas. El elenco esteño, de reciente ascenso, realizó un Apertura que ahora mismo lo sitúa en zona de descenso directo, y con la obligación de hacer un Clausura excelente para pensar en la permanencia.

PUBLICIDAD

El duelo fue dinámico, vertical, pero con pocas situaciones claras. El dueño de casa sacó ventaja con la posesión mas la falta de conclusión de sus insinuaciones les pasó factura.

El elenco visitante apostó por el contragolpe, sus avances corrieron con la misma suerte que el del rival y recién sobre el final del primer tiempo se mostró más seguido en zona ofensiva. A los 37, Pablo Martínez se metió decidido al área y Víctor Centurión tapó su tiro.

En el complemento, el trámite fue más cortado y lento. El juego se hizo cortado, las ideas se ausentaron. Algunos remates lejanos y de pelota quieta quisieron ser opciones para encontrar el camino de la victoria.

Sin embargo, los goles llegaron a través de los desbordes. El primero en anotar fue el conjunto visitante, a los 71’ por intermedio de Feliciano Brizuela. Martínez ganó el sector izquierdo del ataque y envió el pase determinante.

La alegría esteña duró poco. A los 74’, gracias una acción de Rodolfo Gamarra por izquierda, el conjunto local empató. Gamarra hizo un centro que encontró a Rodrigo Bogarín, quien definió sin marca alguna.

El juego del Aborigen creció, se instalaron en territorio rojo buscando ganar los costados o un hueco en la defensa esteña. Los pupilos de José Arrúa quedaron para el contragolpe.

Sobre el final, Centurión salvó a los suyos de un potente tiro de Martínez para dejar las cosas parejas en el cierre del campeonato Apertura.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD