Mejorar en el último tercio, el reto alemán ante Portugal

Rodrigo Zuleta Berlín, 17 jun (EFE).- Alemania ha empezado la preparación para su segundo partido de la Eurocopa ante Portugal con un reto clave que es el de mejorar en el último tercio del campo para generar más ocasiones de gol que las que tuvo ante Francia para buscar una victoria que ahora necesita con urgencia.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/QMLZMUL7NBG2HLRTAYYC5WVAQA.jpg

"No fue nuestro peor partido", dijo este jueves el defensa Emre Can haciendo un balance de la derrota ante Francia.

"De haber tenido más claridad en el último tercio hubiéramos podido generar más ocasiones", agregó.

Para Can es claro que la mejora en la parte ofensiva no es cuestión únicamente de los delanteros sino de todo el equipo, que tiene aportar al juego de ataque.

"No solo es cosa de los delanteros. Todos tenemos que aportar en la parte ofensiva", dijo.

Ante Francia jugaron en ataque como titulares Kai Havertz, Thomas Müller y Serge Gnabry. Posteriormente entraron al campo Leroy Sané, Timo Werner y Kevin Volland que no lograron ser un revulsivo.

Entre tanto, el centrocampista Ilkay Gündgan ha roto una lanza por Sané y ha dicho que su ex compañero en el Manchester City y actual jugador del Bayern Múnich aporta más cuando empieza como titular.

"Leroy necesita saber que va a jugar, si no le cuesta entrar en los partidos. Cuando tiene confianza es increíble", dijo Gündogan.

Sin duda, el ingreso de Sané es una de las cartas que puede jugarse el seleccionador Joachim Löw para potenciar el ataque en el partido contra Portugal.

Normalmente la alternativa más probable para el ingreso de Sané, de producirse, sería dejando a Kai Havertz en el banquillo. Sin embargo, Gnabry estuvo ausente este jueves del entrenamiento lo que abre otra posibilidad.

Müller en principio es intocable y Löw ha dicho que si un jugador como Müller está en la convocatoria tiene que jugar.

Las otras variantes, Volland y Werner, implicaría daría probablemente más presencia en el área y mas remate. Pero el problema ante Francia fue que, si se hace excepción de un disparo de Gnabry que se marchó ligeramente por encima y un cabezazo desviado de Müller, los remates no llegaron.

Otra asignatura para estos dos días, varios jugadores lo han reconocido, son las situaciones con balón parado. Ante Francia hubo varias, saques de esquina y algunas faltas desde buena posición, que no llevaron peligro alguno.

"Ha sido un tema en el entrenamiento. Sabamos que tenemos que mejorar en ese aspecto. Una situación con balón parado puede definir un partido", admitió el defensa Mathias Ginter.

También está presente la posibilidad de que Löw ante Portugal cambie el sistema, pasando a jugar con una defensa de cuatro.

Ginter y Can fueron interrogados al respecto en la conferencia de hoy pero esquivaron dar una respuesta clara.

"Si el entrenador me preguntara en que sistema me siento mejor le diría que en los dos me siento bien", dijo Ginter.

"Si hay un cambio de sistema es algo que decide el entrenador. Lo importante es que podemos jugar con ambos", dijo Can.

Alemania ante Portugal necesita al menos un empate para mantener la posibilidad de clasificarse como segundo del grupo tras la derrota ante Francia.

Tradicionalmente Alemania ha tenido buenos resultados ante Portugal. Alemania ha ganado 10 de los 18 partidos disputados frente a 3 victoria de Portugal y 5 empates.

Los últimos cuatro partidos se han saldado con victorias alemanas, la última con un contundente 4-0 en la fase previa de Brasil 2014 con 3 goles de Müller y uno de Mats Hummels, dos de los supervivientes de aquel partido del lado germano.