¡Salvó el invicto!

Olimpia enfrentó a River Plate en el Defensores y consiguió un sufrido 2-2. El campeón comenzó ganando por medio de Mendieta, pero se relajó y el Kelito lo dio vuelta. Cuando todo parecía definido, el capitán Roque Santa Cruz, a los 92’, evitó la derrota.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/JZGQNY2455DV3JIOIGA72XAASI.jpg

Por la penúltima fecha del Apertura 2019, el tricampeón visitó al Kelito, que hizo de local en el Defensores luego de los fallidos intentos por jugar en Pedro Juan Caballero que no pudieron ser debido a la niebla.

El partido arrancó en Sajonia con Olimpia dominando, abriendo la cancha con Torres y Otálvaro para llegar con peligro. Con un frenético inicio, el gol no tardó en llegar. Mendieta marcó a los 2’ para que el franjeado gane confianza. Sin embargo, tras el tanto del 10, el Decano generó un par de jugadas más y luego bajó las revoluciones. Esto le permitió a River salir del asedio y probar los reflejos de Azcona.

En la primera Salinas quedó mano a mano con el golero pero respondió bien el franjeado. En la segunda hubo otro duelo entre Salinas y Azcona en el cual venció el arquero. Olimpia tuvo chance de marcar con un remate de Quintana pero reaccionó el arquero Gavilán.

PUBLICIDAD

Ya en el segundo tiempo, River logró el empate enseguida. Olimpia perdió el balón en la mitad del terreno, avanzó Colmán sobre la derecha con el factor sorpresa a su favor y venció a Azcona. Luego del gol del local, Olimpia intentó despertar y volver a su buen juego de los minutos iniciales.

Pero fue River, motivado por el empate, quien logró el segundo que puso en jaque el invicto. En un córner en el que Silvio Torales se elevó más que todos y conectó para el delirio del público del conjunto de los Jardines. Olimpia sintió el golpe y el sudor frío corrió por las espaldas de los hinchas franjeados al ver un nuevo campeonato invicto escurriéndose entre las manos, como le había pasado en otros torneos.

El Rey de Copas buscó la igualdad con desesperación pero el rival se defendió con uñas y dientes. En los instantes finales, cuando toda esperanza estaba prácticamente perdida, Santa Cruz se las arregló para conseguir el 2-2 y salvar el invicto.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD