Berizzo: “No deben pagarme nada por despedirme”

Que la directiva de la Asociación Paraguaya de Fútbol no se atreve a despedir al entrenador Manuel Eduardo Berizzo porque está atada por la cláusula de rescisión de contrato es una versión que lo echó por tierra ayer el mismo entrenador con la expresión de “no deben pagarme nada por despedirme” en la rueda de prensa.

Manuel Eduardo Berizzo, ayer en la  rueda prensa. (AFP)
Manuel Eduardo Berizzo, ayer en la rueda prensa. (AFP)170726+0000 NORBERTO DUARTE

A la consulta de nuestro compañero Johnny González, del Cardinal Deportivo, si qué lo ataba al cargo, el contrato o la idea de seguir el proceso, la respuesta de Berizzo fue: “Ningún problema con mi contrato, ningún problema con lo económico, sabré qué hacer en determinado momento. La Federación no debe ni preocuparse por mí, no me debe nada, ni le debo nada”.

Tras tomar aire, siguió: “Me iré a casa tranquilo, en el caso que así suceda ni reclamando ni pagando cláusula, no tengo cláusula de salida, no deben pagarme nada por despedirme, ese no es la clave. La clave no soy yo, el problema es confiar en Paraguay, hostia. Esa es la clave, confiar en nosotros, no autodestruirnos. Ningún problema tengo para irme a casa, no deben pagarme nada, no deben ni pagarme ni el mes de octubre. No deben pagarme absolutamente (con énfasis) nada, como yo no debo pagar absolutamente nada”.

“La clave no soy yo, el problema es confiar en Paraguay, hostia. Esa es la clave”.

Reiteró que “lo económico aquí no juega, en lo más absoluto importa, nada. Lo único que me concentra, lo único que me requiere toda la energía es que Paraguay gane conmigo o sin mí. Mire lo que le digo, pero que gane y que todo el mundo se sienta paraguayo, que confíe en la selección genuinamente, eso es lo que debemos replantearnos todos: si somos genuinos en nuestro apoyo a la selección”.

El técnico albirrojo asegura que “confío en mis jugadores, hablo con Robert (Harrison), con Enrique (Sánchez), con Javier (Díaz de Vivar) –directivos de la APF–, hablo con todo el mundo. Ningún problema seré yo; el problema es la energía que a veces nos rodea, una energía autodestructiva. Aquí hay frustración de dos mundiales, pero pensando en negativo no vamos a cambiar nada, absolutamente nada. Por eso hablo de ser positivos, de creer, de confiar.

Agregó: “Yo no soy el tema, no soy, ni mi salida ni mi contrato, es cero, absolutamente cero. Lo único que me ocupa la mente, que me ocupa el pensamiento es trasladarles confianza a mis jugadores, que ustedes crean. ¿Si confían en la selección?, generen una energía crítica, obviamente cuando no se gana se critica, pero no destructiva a una selección que debe sentirse segura”.

Berizzo remató esta larga respuesta, como nunca con “quiero que Paraguay vaya a Qatar conmigo o sin mí, pero que vaya”, y se hizo esta requisitoria al cerrar: “¿Nos apoyamos genuinamente entre todos?”.

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05