Polémica por seguridad se reabre en Sudáfrica

CIUDAD DEL CABO. Sudáfrica dio este lunes plenas garantías de seguridad para el Mundial de fútbol, tras el asesinato del líder extremista blanco Eugene Terreblanche.

El país africano sufre una media de 50 homicidios diarios y se prepara, desde hace tiempo en términos de seguridad, para el Mundial que comenzará el 11 de junio."El crimen no incidirá directamente en el Mundial. La seguridad de los turistas estará garantizada", afirmó el ministro de Seguridad, Nathi Mthetwa, en una visita a Ventersdorp, la localidad donde se cometió el asesinato.

"Este es un Mundial para todos, no sólo para la población negra del país. Y tenemos que dar todo el apoyo que podamos. Pensamos que nuestros compatriotas del AWB deberían hacer lo mismo que otros patriotas sudafricanos", expresó a su vez Jackson Mthembu, vocero nacional del Congreso Nacional Africano  (CNA) en el poder.

AWB son las siglas en inglés del Afrikaner Weerstands- Beweging  (Movimiento de Resistencia Afrikaner), que lideraba Terreblanche, de 69 años, quien fue asesinado a machetazos el sábado en su finca, supuestamente por dos empleados negros, en plena disputa salarial.   

Los dos sospechosos del asesinato, de 28 y 15 años, respectivamente, ya están detenidos y aparecerían mañana ante los tribunales, mientras el gobierno busca aclarar que el hecho se produjo estrictamente en el marco de una disputa salarial y no fue un ataque racista.   

Terreblanche, discípulo de Adolf Hitler, representó siempre la extrema derecha blanca sudafricana, aún en tiempos del régimen racista del apartheid, que cayó en 1994, cuando Nelson Mandela ganó las primeras elecciones libres que dieron el gobierno a la mayoría negra en el país.

Sudáfrica, que sufre una media de 50 homicidios diarios, se prepara desde hace tiempo en términos de seguridad para el Mundial que comenzará el 11 de junio, pero los informes no hablaban de tensiones raciales, ahora otra vez en el centro de la escena.
PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD