Caso de plagio va hacia su definición judicial

La fiscala Soledad Quiñónez, que atiende la demanda de plagio presentada por la escritora María Eugenia Garay contra  el escritor Nelson Aguilera, presentó el martes acusación ante el juez competente. Para conocer más detalles sobre el sonado caso cultural consultamos a las partes.

 

La escritora María Eugenia Garay, quien ha entablado el juicio por plagio de una de sus obras, afirmó que este es un gran triunfo de su causa ante la justicia. La fiscalía se basó en informes detallados y objetivos de peritos en la materia.

El dictamen de la Dra. María del Carmen Pompa, quien leyó "El túnel del tiempo", de Garay, y "Karumbita y sus amigos", de Aguilera,  dice en su argumentación: "Luego de examinar página por página los episodios correspondientes en cada obra, extractando la numerosa cantidad de párrafos semejantes, concluyo en que sí hubo plagio, en cuanto a temática, argumento, estructura narrativa, recursos literarios, personajes y actividades de los mismos", con lo que concuerda el Lic. Ángel Lemir, profesional propuesto por el Ministerio Público, y la Abog. Marisa Giménez, de Derechos Autorales. "El hecho de que mi contraparte haya recusado a la fiscala Carmen Cattoni es un mero recurso dilatorio, que en nada afecta el desempeño del juicio", expresó Garay.

Lo que alega Aguilera   

El escritor Nelson Aguilera dice: "El caso es que respeto que su hermano sea ministro de la Corte y que ella se ufane de ello. Entiendo que ella utilice sus influencias políticas y económicas para fundirme. Pero, por favor, soy un ciudadano, maestro y artista paraguayo que no ha cometido ningún hecho punible y cuyos derechos deben ser respetados a pesar de no ostentar triple apellido ni tener el dinero que ella tiene".

Agrega también que ocho profesionales de la literatura y del derecho autoral se manifestaron diciendo que no hay plagio de ningún tipo. El escritor se pregunta: "¿Leyó la fiscala Cattoni estos dictámenes o los tiró a la basura? Es más, ¿leyó la fiscala parcialista los dos cuentitos infantiles en el marco de un año o solamente escuchó los gritos e histerismos de la otra parte, por ser hermana del ministro de la Corte? Si aquí se cocinan los juicios a nivel de amigos y de clases sociales, recurriremos a organismos internacionales que entienden de literatura y de la propiedad intelectual de los escritores. Es muy fácil acusar falsamente a la gente porque uno tenga conexiones en la Corte o porque tenga mucho dinero. Lastimosamente hay que decir que la señora María Eugenia Garay se ha empeñado en perseguirme y en querer destruirme sin motivo alguno. Yo no le hice nada a esta señora, pero por favor que me deje en paz y si quiere mi éxito que haga como yo: que se mueva con sus obras".   

"Su persecución llegó hasta el MEC, donde presentó unos libros que no tienen nada que ver con el caso y me acusó de pervertir a la juventud paraguaya", añadió.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD