El toque humorístico de Helio en un diccionario

Aparece hoy, con el ejemplar de nuestro diario, el “Diccionario del paraguayo estreñido”, segundo volumen de la colección Homenaje a Helio Vera, de ABC Color y la editorial Servilibro, que en total consta de tres volúmenes.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/XUZVSCN5GFEBPGICVY5UUWJQBA.jpg

Esta es una de las obras más recordadas del escritor guaireño que le dio al género del ensayo un toque humorístico a temas políticos y sociales.

“Diccionario del paraguayo estreñido” le llevó a Helio varios años de trabajo y de recopilar y pulir definiciones de situaciones, hechos, personajes de la vida cotidiana nacional e internacional. Algunas definiciones parecerían solo juegos de palabras picarescos (“Ahorro: palabra que debería escribirse sin “h” para economizar una letra”); otras conllevan cierto sarcasmo crítico (“Diagnóstico: pronóstico que realiza un médico sobre una enfermedad teniendo en cuenta los síntomas y la billetera del paciente”).

La mayoría de las definiciones de este “Diccionario…” son propias de Helio Vera. Otras las tomó prestadas de autores de distintos géneros y de diversas latitudes. Él afirmaba que “este diccionario contiene a los demás, idea que ya esbozó (Jorge Luis) Borges cuando decía que todo libro es un diálogo con otros libros”.

PUBLICIDAD

Al respecto, Helio citaba como modelos de inspiración “Diccionario del diablo”, de Ambrose Bierce; “Diccionario de lugares comunes”, de Gustave Flaubert; “Diccionario del argentino exquisito”, de Adolfo Bioy Casares; “Diccionario secreto”, del español Camilo José Cela; “Diccionario razonado de vicios, pecados y enfermedades morales”, de Jorge Vigil Rubio, o “Diccionario para pobres”, de Francisco Umbral, entre otras obras similares.

Según Helio Vera, todas estas son obras que “siempre prestan alguna utilidad para cultivar la ironía, esa liviandad del espíritu que permite soportar los contratiempos de este mundo”.

Sobre su diccionario, el propio autor señalaba que “no pretende convertirse en un modelo de prolijidad ni en una Biblia de inspiración divina, sino apenas proponer una visión parcial y parcialista de la realidad de nuestro tiempo”.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD