Libro presenta el itinerario de la obra de Yuki Hayashi

“La verdad de la sombra de la flor” se titula el libro/catálogo sobre la obra de la pintora Yuki Hayashi, escrito por el crítico Ticio Escobar y que será lanzado próximamente. El libro presenta el itinerario que desarrolló la obra de Hayashi, enfatizando en los últimos diez años.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/A5H7BVFHI5GPFKEB5UVFQBBTHY.jpg

El libro reproduce dibujos y pinturas sobre vegetales realizados por Hayashi. Las fotografías fueron realizadas por Fernando Alen.

“Considerada desde la contradictoria óptica de la representación, la obra de Yuki Hayashi va forzando las formas con vistas a una verdad diferida. Ese mismo esfuerzo exacerba, a su vez, la intensidad de esas formas: las lleva a un estado, equivalente al de la belleza clásica, que las hace esplender ante la mirada y les permite abrir un espacio de significaciones, nuevas en parte”, dice Escobar en uno de los textos que dedica a Hayashi en el libro.

El crítico y la pintora realizaron entrevistas sobre la obra, de las cuales surgió el libro. Son presentaciones que hace Escobar a la obra de Hayashi.

PUBLICIDAD

Yuki Hayashi nació en Pirapó, Itapúa. Sus padres vinieron del Japón, y ella volvió al país del Sol Naciente, en los años 90, para estudiar en la Universidad de Tsukuba. Se graduó como máster en Bellas Artes, con especialización en pintura japonesa. Antes había estudiado en el Instituto Superior de Bellas Artes de Asunción, donde actualmente se desempeña como catedrática y desarrolla talleres de pintura.

La obra de Yuki se caracteriza por presentar plantas, con mucha precisión en los detalles.

Ella cuenta con conocimientos botánicos, adquiridos en el seno familiar, pero estudia con interés la morfología específica de cada planta. “Yo pinto lo que veo en mi entorno. La estética del vacío puede ser de estilo oriental, pero el tema de mis obras es paraguayo”, nos dice Hayashi.

“Según sus palabras –dice Escobar– al dibujar ella se ubica ‘en el otro lado de las cosas’, como si mediante el dibujo pudiese lograr que esas cosas asuman, por un instante, la posición invertida que requiere el mirar el arte para burlar el cerco de la representación naturalista”.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD