Agónico empate

En el ocaso del partido, en el segundo minuto de adición, Álvaro Campuzano marcó el gol que le permitió a Rubio Ñu evitar la derrota ante Luqueño que se puso en ventaja con el tanto de Pablo Zeballos. El agónico empate (1-1) de anoche en La Arboleda no le sirve a ninguno de los dos para alejarse de las últimas posiciones.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/RXXO6MW6MJAEXJIQMEQW6ETC2I.jpg

En tiempo de descuento se le escapó anoche la victoria al Sportivo Luqueño frente a Rubio Ñu.

Ganaba el cuadro auriazul por 1-0 con un golazo de Pablo Zeballos, que en gran definición puso arriba a su equipo.

El equipo de Adrián Coria no supo o no tuvo la virtud de poder cerrar el partido con triunfo, puesto que el empate en tiempo de compensación sobrevino la paridad.

PUBLICIDAD

Rubio Ñu arrancó el partido atacando, pero no tuvo continuidad y perdió fuerza y consistencia.

Tras pasar los apurones del local, el Auriazul, una vez más guiado por Pablo Zeballos y Vladimir Marín, comenzó a inquietar al golero Torresagasti.

Las mejores posibilidades de gol las creó el Sportivo. Marín no pudo definir en gran acción de Zeballos y luego, Quiñónez, en un mano a mano con el arquero local desaprovechó otra clara ocasión de conquista.

Rubio Ñu también tuvo lo suyo, pero lo más visible fue lo de Luqueño.

En la parte final, el cuadro albiverde se volcó de lleno hacia la meta de Centurión que siempre estuvo atento en sus intervenciones.

Achucarro erró una ocasión de anotar cuando, solo, no pudo empujar el esférico y en la réplica, tras gran jugada colectiva del elenco visitante, Zeballos, con definición exquisita marcó la diferencia.

Apuró el local, pero sin ideas ni precisión, ante una formación visitante que fue cerrando bien los caminos de peligro.

Pero el tiempo añadido por el juez significó un lapso bendito para Rubio Ñu, que por medio de Campuzano pudo llegar a la sufrida nivelación.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD