El Aborigen festeja de nuevo

Guaraní supo reponerse ayer de una desventaja inicial (0-1) ante Sol de América y terminó venciendo 2-1 al buen equipo danzarín que había anotado primero por medio de Prono. Iván González y Marecos cambiaron después el curso del partido.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/H2K6RKX6E5GAFOKPQE3IJLZBJE.jpg

Un triunfo para volver a creer

Tuvieron que pasar cuatro fechas para que el equipo de Guaraní vuelva a ganar en el Apertura. Ayer lo hizo ante el buen equipo de Sol de América, al que venció ajustadamente.
El Aborigen cuenta con un plantel conformado por grandes futbolistas. Pero a la hora del juego, el equipo no está a la altura de lo que posee la plantilla.
Ayer dio la impresión de que llevaría todo por delante en el arranque del juego. Toques de aquí para allá, y después nada.
Ofensivamente, endeble, con jugadores a los que les falta el plus de la garra, el temperamento y el choque. Atrás, bien regular, y el mediocampo también arroja sus dudas.
Sol de América llegó a este juego con cuatro victorias al hilo. Un equipo ordenado y pulcro. Arrancó con cautela, ganó en confianza con los minutos y, en la primera ocasión, un gran remate de David Mendieta casi se transformó en gol.
Sin embargo, el tanto danzarín llegó después de una gran jugada colectiva, en la que Prono venció a Aurrecochea y estableció el 1-0.
El Aborigen se jugó al todo o nada en la parte final. Atropelló, e Iván González rápidamente hizo el gol del empate con buen disparo.
El Danzarín se dejó estar y pagó caro las consecuencias, puesto que Marecos, con golpe de cabeza tras un córner, decretó el 2-1.
La mayor ambición que impuso Guaraní en la fracción final le sirvió para ganar frente a un equipo de Sol que se quedó y se volvió más penetrable.

Buen trabajo de la terna japonesa

PUBLICIDAD

Una buena tarea desplegó ayer la terna japonesa que dirigió el juego entre Guaraní y Sol.

El juez japonés Ryuji Sato y sus asistentes Haruhiro Otsuka y Satoshi Karakami, quienes se encuentran en el país por un intercambio de árbitros entre Paraguay y Japón, tuvieron a su cargo la conducción del encuentro.
Sato siguió de cerca las jugadas, pitó con autoridad, no se dejó impresionar por las caídas y permitió jugar, no haciendo caso de los reclamos habituales de los atletas.

“Nos hacía falta una victoria así para volver a repuntar. Hoy (ayer) aprovechamos las ocasiones de gol que en otros partidos no pudimos concretar”. Elvis Marecos

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD