El “Potro” salvó un punto

Carapeguá y Guaraní igualaron ayer 2 a 2, en el Municipal, en partido parejo y con muchas emociones en el segundo tiempo. Federico Santander solo jugó cinco minutos, ya que fue expulsado por protestar.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/5LCFO24RHREIDKJ3SLFFKDMTUE.jpg

Ofensivos, con la intención de abrir lo más rápido posible el marcador, encararon los primeros minutos del partido Carapeguá y Guaraní. Es que la necesidad de sumar era imperiosa, más para el cuadro local, que se encuentra último en la tabla de promedios.

El argentino Serravalle tuvo la mejor chance para el “Potro”, mientras que Jorge Benítez, en tres ocasiones, llevó peligro para la valla de Torresagasti.

Al iniciarse nada más la etapa final, una gran habilitación de Esteban Ramírez dejó solo a Raúl Cáceres, quien ubicó con la zurda por debajo del golero Aguilar. Guaraní manejaba el balón, pero sin rumbo fijo, y Jubero envió al campo a Federico Santander para forzar la zaga local, pero a los cinco minutos fue expulsado por protestar de mala manera al árbitro, por una falta al golero rival.

PUBLICIDAD

De ahí en más, el aborigen creció en su fútbol, fue más rápido y vertical, e inmediatamente igualó con un cabezazo de Filippini, y siguió dominando el juego y buscando con pases a espaldas de los defensores. Con velocidad, Derlis González tuvo una clara que la tiró afuera, pero en la siguiente ya la mandó adentro, lo que parecía le daba el primer triunfo a su equipo en el torneo.

Los últimos cinco minutos, Carapeguá presionó con fuerza sobre el área visitante, más con la presencia de Serginho, quien le dio fuerza, y tras un excelente centro de Raúl Cáceres llegó el empate con un espectacular cabezazo del brasileño, a un minuto del final, que rompía otra esperanza de victoria de los aborígenes y les daba a los carapegüeños un punto que al final del certamen puede ser de gran valor.

“Por lo menos un punto que nos puede servir”

El público carapegüeño despidió con aplausos a los jugadores albirrojos al término del partido ante Guaraní, en reconocimiento del esfuerzo y las ganas que pusieron en la cancha, en la calurosa tarde de ayer.

Uno de los jugadores que están mostrando un rendimiento muy regular, luego de superar la lesión de ligamentos que le dejó seis meses fuera de las canchas, es el volante Esteban Ramírez, quien dijo: “El punto que sacamos en este partido es poco para lo que pretendemos, pero a la larga y al final del torneo nos puede servir para sumar lo que nos falta para lograr la permanencia”.

En tanto, los hinchas aurinegros se retiraron en silencio, con otra frustración, ya que parecía que se venía el primer triunfo que les iba a permitir abandonar la última ubicación de la tabla.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD