La tabla no miente

Un Sportivo Luqueño más en forma obtuvo ayer su primera victoria en el profesionalismo ante Independiente, por 1-0. No fue un gran espectáculo, pero el ganador obtuvo el premio a su insistencia, continuando cerca de la punta y fuera de la zona de descenso, por merecimientos.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/VIJMRZOS6RCJZFVOCK6AG3IZMI.jpg

La tabla no miente. Luqueño está cerca de la cima por fútbol y principalmente por actitud. Cuando las cosas no le salen, intenta siempre ir adelante y ayer tuvo su premio, al cambiar silbidos por aplausos.

El “Inde” atraviesa por una fase tremenda. Parecía estar cómodo con el empate y luego de recibir el gol, quedaron evidenciadas sus carencias, la falta de armado de juego, poca profundidad, sin un líder que pueda ordenar en la zona media, en la que todos corren, sin existir alguien que pueda ofrecer algo distinto, un pase en profundidad, por ejemplo.

Cristhian Ovelar fue reprobado por la hinchada auriazul. De movida dispuso de una chance de gol inmejorable y su cabezazo dio en el travesaño, desperdiciando además otras dos buenas oportunidades, hasta que fue reemplazado por “Pinocho” Duarte, quien tampoco estuvo lúcido.

PUBLICIDAD

El tiempo pasaba y el Sportivo no lograba traducir en el marcador su mejor desenvolvimiento, hasta que una perfecta asistencia aérea de Diego Godoy le permitió a Guido Di Vani aplicar el testazo y decretar la victoria, que fue ajustada, pero merecida.

Las fechas pasan y Luqueño se consolida en su objetivo de evitar el descenso. Con su rendimiento, que no es brillante, pero sí consistente, se merece otro presente, pero el hecho de arrastrar malas campañas hace que mire más atrás que disfrutar este momento dulce, en el que ocupa una posición privilegiada en el Clausura 2012.

Al “Inde” se le acaban sus ahorros. Esa imagen de solidez demostrada el año pasado ya no la tiene y a este paso le va a costar recuperarla.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD