Luqueño despierta y golea

Luqueño despertó en el torneo y goleó a Guaraní 4 a 1. Nicolás Orsini se convirtió en figura al convertir tres de los tantos auriazules. Uno fue de Leguizamón. Descontó, Cañete. Vieron la roja, Miguel Benítez y Marcos Gamarra.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/WITH3R5M7VBQXH6JXW4QZZ4LOE.jpg

El Aborigen sigue desorientado

Guaraní acentúa su momento de desorientación y lo confirma recibiendo una goleada que nadie se esperaba frente a Luqueño, por 4 a 1.El técnico auriazul, Eduardo Rivera, modificó el equipo dejando en el banco por ejemplo a Dos Santos, quien ingresó en la última parte cuando Luqueño necesitaba administrar la tenencia de la pelota. Un encendido Alexis Rojas hacía trizas de la marca de Miguel Benítez. Más arriba, Osmar Leguizamón y Nicolás Orsini, hacían palpitar el gol cada vez que llegaban a las cercanías del arco aborigen.

En contrapartida, Sebastián Saja, técnico aurinegro, puso en la cancha un equipo que no tenía un centrodelantero referente en el área rival, con Gamarra y Esparza como los más adelantados. Guaraní no tardó en recibir el primer gol en su portería, en un tiro de esquina de Riveros, el toque sutil de Leguizamón y la definición de Orsini.

PUBLICIDAD

Cerca de la media hora de juego, Guaraní mandó en la cancha a Pablo Velázquez, intentando corregir su defecto ofensivo. Pero, ni bien ingresó estaba el segundo de Luqueño, anotado por Leguizamón. Un tercer gol fue mal anulado a Luqueño, pero en el segundo tiempo, Orsini volvió a marcar y volvió a hacerlo tras el descuento de Cañete. Ambos terminaron con diez hombres por sendas expulsiones.

Orsini quiso llevarse la pelota y le negaron

Nicolás Orsini, vivió su noche soñada en Sportivo Luqueño. El refuerzo argentino se destapó con tres de los cuatro tantos de su equipo frente a Guaraní y al final del encuentro quiso llevarse como reliquia el balón con el cual se había jugado.

Como Guaraní era local, Orsini solicitó a encargados administrativos y auxiliares aborígenes, que le concedan dicho implemento de juego para llevárselo consigo como recuerdo, algo que en estos casos se ha dado en determinadas ocasiones.

La respuesta de la gente de Guaraní fue negativa y así fueron a los vestuarios, con las ganas del goleador de la noche, de llevarse la pelota que había sido utilizada.

Por su parte, el técnico, Eduardo Rivera, señaló: “Siempre mantuvimos la certeza de que el equipo iba levantar cabeza y así lo hizo frente a un rival de jerarquía como lo es Guaraní”.

Rivera, añadió: “No siempre se pueden hacer cuatro goles y esta vez los hicimos, con la actitud correcta”.

spena@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD