Luqueño festeja en Capiatá

Luqueño ganó (3-2) ayer en su visita al Deportivo Capiatá. El Sportivo aprovechó sus buenos momentos y los errores del rival para quedarse con el gran triunfo. Derlis Alegre, en dos ocasiones, y Víctor Villalba marcaron los goles ganadores, mientras Orlando Marecos y Néstor González descontaron para el local. La tarea del árbitro no fue buena.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/O5H4B2P2BFEY7JA4GGJTNKP4UU.jpg

Aprovecha sus buenos momentos

Luqueño se alzó con una gran victoria ayer frente a Deportivo Capiatá. Aprovechó los buenos momentos que tuvo en el juego y también de determinados errores del local, especialmente defensivos, para marcar los goles y sumar tres valiosos puntos.

El arranque del Sportivo fue con mucha intensidad. Apretó en su área al dueño de casa con muy buenos desplazamientos de jugadores como Julio dos Santos, Derlis Alegre, Osmar Leguizamón, entre otros.

PUBLICIDAD

La presión luqueña fue muy buena y antes del cuarto de hora, en gran salida por la derecha y tras buena combinación entre Dos Santos y Gustavo Giménez, permitió a este último habilitar de gran forma a Derlis Alegre quien con potente remate esquinado venció al portero Medina.

Capiatá intento salir y tuvo la ocasión de igualar, pero Alborno falló en su intención. En la replica y tras un córner y malos despejes de la zaga local, Víctor Villalba sacó un disparo que se desvió en Monges y la pelota se metió de nuevo en el arco capiateño.

Bernal apeló a algunos cambios y tuvo mayor fuerza ofensiva con Achucarro y Marecos y fue este último que descontó en el minuto 45’.

Cuando mejor estaba el dueño de casa para igualar en la parte final, otro error de la zaga y Alegre, con golpe de cabeza, aumentó el marcador.

Faltaba un minuto para el final y Néstor González descontó, pero ya no hubo tiempo para nada.

Sanguinetti destacó el resultado, no el nivel

El entrenador argentino de Luqueño, Javier Sanguinetti, destacó el resultado, pero no quedó conforme con el nivel de juego que tuvo su equipo, señalando que faltó más tenencia del balón y que se sufrió por ratos a raíz de este déficit.

“Me quedo con el resultado, pero no me gustó mucho cómo jugamos. Me pareció que el partido lo teníamos que haber definido mucho antes. Nos faltó más tranquilidad en pasajes del juego. No pudimos tener mucha posesión del balón. Capiatá procuró mucho e hizo un buen partido. Se jugó el todo por el todo en el primer tiempo”, señaló el orientador auriazul.

El entrenador manifestó posteriormente que rescata de su equipo la virtud del orden que tuvo para defender cuando estuvo arriba en el marcador.

Por su parte, el técnico Nelson Bernal, de Capiatá, manifestó: “Creo que cometimos errores puntuales que finalmente nos costó el partido. No se jugó mal el juego, pero, como dije, se cometieron fallas y Luqueño pudo aprovechar muy bien nuestros descuidos. En el segundo tiempo mejoramos, pero en otro error nuestro se nos fue el partido”.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD