Mareado en la altura

El Sportivo Luqueño no pudo prolongar su racha ganadora. Si bien el empate sin goles de anoche en casa frente al Deportivo Capiatá le permite seguir al frente de las posiciones, el hecho de ocupar una privilegiada posición constituye una presión adicional al equipo que conduce el técnico argentino Javier Sanguinetti.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/MLIB5XKDYZAQTHGN5SDGGNLZW4.jpg

Luqueño, bajo presión de ubicarse en la cima

No le fue nada fácil al Sportivo, primero por los propios inconvenientes generados por el rival y después porque sus piezas no tuvieron un funcionamiento habitual, para un equipo que suele destacarse por su producción colectiva. El lesionado Víctor Villalba duró un “flash” (un minuto); lo reemplazó Alexis Rojas que tiene otras características y el goleador Gerardo Arévalos tuvo un golpe en la cabeza tras un choque y tardó en meterse al partido, aunque de todos modos dispuso de la más clara ocasión de gol, que no la pudo aprovechar.

El elenco “escobero” presentó una línea defensiva de cinco jugadores y a partir de su solidez atrás, empezó a encontrar espacios como para animarse a ir al atacante. Si su objetivo era no perder, el mismo estaba cumplido.

PUBLICIDAD

A Capiatá le faltó decisión en la primera mitad. Con una actitud más ofensiva, generó varias ocasiones en la complementaria y convirtió en figura al portero local Aquino Allende, quien además de sus buenas intervenciones, también tuvo esa dosis de fortuna siempre tan necesaria para salir adelante.

Pese al mal tiempo, el público del Sportivo respondió en gran número. Y todo tiene una explicación. La campaña que lleva y con un plantel por demás corto, es meritoria. Los hinchas se ilusionan con el premio mayor, el “gordo” que es el título, pero esta actual cosecha es digna de ser destacada.

El Deportivo tuvo un importante crecimiento. Su tarea inicial fue controlar al adversario que llegaba en mejor forma; luego se dio cuenta que con un poco más de ambición podía haber ganado, pero sus reservas físicas se fueron agotando.

Pese a que no hubo gol, fue un buen espectáculo. En ocasiones anteriores, ante una lluvia torrencial, los partidos se suspendían.

Un minuto en cancha

El partido aún no comenzaba y Alexis Rojas, suplente en el Sportivo Luqueño, empezaba a calentar. Es que el chico Víctor Villalba sufrió un golpe en el tobillo en una de las prácticas y entró solo para cumplir con el reglamento, que obliga la participación de un Sub 19.

Apenas inició el encuentro y antes que se cumpliera el minuto, se dio el cambio, con la inclusión de Alexis por Villalba, quien en condiciones normales hubiese participado por mucho tiempo; es un volante ofensivo de gran potencial.

A partir del juego siguiente –domingo frente a Olimpia–, el DT Javier Sanguinetti tendrá un importante refuerzo juvenil, el atacante Blas Armoa, quien participó con la Albirroja del Mundial Sub 17 de la India.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD