Reacción a tiempo para salvar invicto

A punto de aguar la fiesta del Ciclón campeón estuvo Rubio Ñu, que sorprendió a un estadio lleno, con casi 30.000 almas azulgranas, con dos golazos. Con Almirón en la cancha reaccionó Cerro Porteño y empató, para que nada estropease los festejos.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/CVD7E22NSVDQXBP3ENP3ZXSOT4.jpg

Rubio Ñu aprovechó muy bien la desconcentración del campeón, que tuvo una semana diferente a las habituales, a raíz de su consagración anticipada, y se notó en la cancha. Lento y errático, ante un rival que no perdona a nadie, porque su meta es sobrevivir en la categoría.

Con presión, dinámica y mucha decisión, el cuadro ñuense fue el que dominó las acciones en el primer tiempo y no fue sorpresa para nadie que Claudio Correa pusiera las cosas en su lugar al marcar, tras una gran jugada en la que dejó atrás a tres adversarios, el gol de la diferencia con un fuerte y bien orientado zurdazo.

Al arrancar el segundo tiempo, con un Cerro ya un poco más despierto, en un contragolpe Nery Cardozo hizo el segundo, con tiro colocado desde fuera del área.

PUBLICIDAD

Parecía que el resultado podría haber producido algunas caras largas en medio de la celebración del campeón.

Pero como en el partido anterior ante San Lorenzo, entró Miguel Almirón y el juego azulgranas se transformó. Con dinámica y exactitud comenzó a mover al equipo, ayudado por Rodrigo Rojas, que olvidó su mal comienzo en el juego, y fue el encargado de acortar la diferencia con un gran tiro de zurda.

Las cosas eran diferentes a esa altura. Rubio Ñu retrocedió porque ya no tenía fuelle necesario como para mantener la presión del primer tiempo.

Almirón con otro remate de zurda empató y el resultado, que salvó el invicto de 16 partido de “Tiburón” Torres, quedó más acorde a los festejos posteriores.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD