Rubio Ñu sigue estancado

Rubio Ñu sigue sin poder disfrutar de un triunfo en el Clausura. Ayer, con más ganas y amor propio, pudo igualar a Carapeguá que fue más equipo, pero que se dejó estar en la parte final y produjo la reacción del equipo ñuense.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/X5BJXAHKNBHBHEUAGZJMCGEMOU.jpg

A puro pulmón y entereza pudo igualar ayer Rubio Ñu su compromiso frente a Carapeguá, un equipo al que faltó más decisión ayer. El Albiverde sigue con falencias evidentes y sin encontrar una alineación más convincente.

Rubio Ñu insinuó ayer una mejor propuesta, pero con el correr de los minutos el equipo perdió fuerza y se vieron los primeros desajustes en las líneas. Mucha confusión y falta de claridad se evidenciaron en el equipo de “Chiqui” Arce que lejos está de aquellos tiempos en que su formación llamaba la atención por el orden y pulcritud a la hora de jugar.

Carapeguá entró firme, decidido y con una atención muy buena en el desarrollo del partido. Desde el momento en que controló las acciones del rival, fue más atrevido y en una buena jugada entre Raúl Cáceres y Jorge Ayala, este envió el centro que fue mal despejado por los ñuenses y “Tom” Ortiz definió para el 1-0.

PUBLICIDAD

Rubio Ñu se jugó en el periodo final y fue puro corazón en su fútbol. Carapeguá cometió el error de replegarse y más con los cambios desacertados de Juan Arce, permitió que el Rubio empate el juego, con gran remate de Josías Cardoso ante un mal despeje de la zaga carapegüeña.

La visita volvió a salir después y el juego se volvió parejo.

Duelo de los hermanos Arce

Duelo de hermanos en la conducción técnica se vio ayer en Trinidad, entre Francisco “Chiqui” Arce, técnico de Rubio Ñu, y Juan Arce, por el lado de Carapeguá.

Francisco estuvo más tranquilo en la primera etapa, mientras Juan se manifestó con abundantes indicaciones.

En la parte final y con la desventaja, a “Chiqui” se lo notó más nervioso y comenzó a dar indicaciones con más dureza a los atletas. Se tranquilizó más con el empate.

Juan se exaltó con la igualdad y reprochó varias veces a los árbitros.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD