Un grito de esperanza

Luqueño se reencontró con la victoria en su visita a Tacuary, al que venció por 2 a 1. El Auriazul se mantiene al borde de la zona del descenso, donde aún no está dicha la última palabra.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/XEQ2P35J3VGHTIUY4RGF43DCEA.jpg

Tuvo que salir de su cancha Luqueño para volver a saborear un triunfo luego de tres partidos seguidos de perder como local.

Lo consiguió en el momento justo ya que enfrentaba a Tacuary, el más sumergido en la tabla del promedio y, por otro lado, ganó Carapeguá, el otro comprometido en la zona “roja”.

Fue Luqueño el que tomó la iniciativa y el arco de Tacuary pasó por las primeras jugadas de riesgo. El cuadro local producía poco en ataque.

PUBLICIDAD

Con ese panorama, surgió un centro largo del lateral derecho del “Tacua” Gustavo Giménez contra el área luqueña. El defensor, Rolando Bogado, en su afán por rechazar la pelota no hizo sino dejarle servida a Brian Montenegro para la definición de este con potente remate a los 32 minutos.

El gol reavivó a Tacuary que luego de su encierro inicial estuvo cerca de marcar un segundo tanto, en un centro de Montenegro que Reinaldo Ocampo cabeceó con fuerza y el arquero Éver Caballero desvió espectacularmente en una de sus intervenciones salvadoras. Luqueño insistió y Vergara mandó un centro por bajo contra el arco, que Ariel Bogado, aprovechando las dudas entre Giménez y Servín, resolvió en dos tiempos para el gol del empate.

Tacuary fue más ofensivo en el segundo tiempo y Luqueño mostraba grietas defensivas. Pero de la galera de Claudio Vargas salió el golazo de tiro libre a los 68’ que definió el partido en el Bettega.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD