Víctor Manuel Pecci Balart

Víctor Pecci tiene el honor de haber sido reconocido como el más grande tenista paraguayo de todos los tiempos. Diríamos además que podría ocupar el podio entre los diez deportistas más grande de la historia.

Su nombre, su raqueta y su juego fueron –como lo fue Luis Alberto del Paraná, con su guitarra y su voz– uno de los iconos representativos de nuestro pueblo, a finales del 70 y los 80.Recorrió todo el mundo, dejando bien alto al deporte paraguayo, y en medio de un mar de luminarias tenísticas, tuvo brillo propio y se ganó un lugar de privilegio. Víctor Manuel Pecci es otro de los acreedores de un gran homenaje, que el deporte paraguayo le debe tributar mientras viva. Es que en la historia del tenis paraguayo, hay un antes y un después de Víctor…   

Nació en Asunción, el 15 de octubre de 1955. Su estrella comenzó a brillar muy pronto, pues a los doce años –1967– comenzó a codearse con los "grandes" (es decir, los jugadores de primera) a quienes comenzó a derrotar, sin el más mínimo pudor, hasta adueñarse de todos los títulos en el ámbito nacional. Desde entonces, su nombre comenzó a resonar con fuerza, y a medida que se sucedían sus triunfos, el tenis comenzaba a nacer de verdad en el Paraguay.   
   
El Roland Garros de 1979   

Pecci muy pronto se fue a Estados Unidos y a Europa. Los grandes torneos juveniles lo tuvieron como principal protagonista, desde el Orange Bowl de Miami, pasando por los Grand Slam y los más afamados torneos del tour profesional. Y fue creciendo. En 1979,  con 24 años, se inscribió en el torneo de Roland Garros e ingresó a la llave principal de uno de los cuatro torneos más famosos del mundo, y llegó a la final…   

Fue campeón juvenil de Roland Garros, en 1973, y ya el circuito juvenil le había quedado chico y desde entonces, con 17 años, comenzó a jugar torneos de la ATP. En 1976 ganó en Madrid y en Berlín; en 1978 se impuso en  Bogotá y fue finalista en Buenos Aires y en Santiago, frente a José Luis Clerc. Ya en 1979, derrota a John Alexander en Niza, un mes antes del comienzo del torneo de Roland Garros donde alcanzaría su máximo esplendor. Después del Open francés, ya hacia finales de año, vence a José Higueras en Quito, y a Jairo Velazco, en Bogotá.   
   
Aquel año, en su camino a la final, del segundo Grand Slam del año, derrotó al checo Pavel Slozil, de entrada; en la segunda ronda, eliminó a Corrado Barazzutti, de Italia, quien había sido semifinalista del 78. En la tercera, derrotó a Willy Vilas, finalista del año anterior ante Borg, y ante la sorpresa del mundo, paso a cuartos de final. Pero habría más sorpresas. Harold Solomon era un top ten, finalista de París en el ‘76. Víctor lo venció y avanzó a las semifinales…   

Locura total   

Vale la pena recordar otras aristas de ese torneo memorable. En el Paraguay habíamos quien menos y quien nada sabíamos de tenis. Miguel Angel Napout, uno de los que apoyaron a Pecci en su carrera, estaba con él en París y era el dueño de la flamante radio 1º de Marzo. Se las agenció para pasar noticias de tenis y hasta para relatar algunos partidos. A medida que el torneo transcurrió, su entusiasmo crecía y nos contagiaba a todos. Día a día nos sorprendíamos con los triunfos de Víctor y soñábamos con llegar a la final.

El acompañamiento
   
Llegó la hora de la semifinal y el rival a vencer era nada menos que Jimmy Connors. Cruzábamos los dedos para que se produjera la victoria. Y Víctor debe haber jugado el mejor partido de su vida para vencer a "Jimbo" sin atenuantes y ubicarse en la final.   
   
Zafarrancho de combate hubo en el ámbito periodístico. ¡Había que estar en París para la final! Pecci debía enfrentar a Bjorn Borg. Era un viernes, al caer la tarde cuando se supo la victoria, también transmitida por Napout padre, y por Ovidio Javier Talavera quien, enterado de que la televisión brasileña transmitía en directo el campeonato, se fue hasta Foz de Iguazú. Desde allí transmitió "en vivo" el partido. Hasta llego a decir: "Hace mucho calor aquí en París", respondiendo al estudio que poco antes había anunciado la transmisión desde Foz… delicias del periodismo que le dicen…   

En nuestro diario, Vicente López Vega removió cielo y tierra, pero consiguió un pasaje y la seguridad de que sería testigo del partido final. Llegaría a París el domingo a la madrugada y del aeropuerto directamente a la cancha. Radio 1º de Marzo movilizó a Juan Angel Gómez, quien se unió a su director, y Humberto Rubín dejó de lado sus plagueos políticos, y aquel domingo se hizo un tremendo enredo entre saques, dobles, faltas y passing shots. Pero todos pudimos gozar del partido final, transmitido por Canal 9.   
   
Se impuso Borg, en 4 sets, pero ¡cómo disfrutamos del tenis de Víctor!   
   
La Copa Davis   

Pero fue en la Copa Davis, a la que Paraguay volvió casi 50 años después, que la estrella de Pecci alcanzó su punto más brillante. Representó a Paraguay en dicho torneo entre 1982 y 1990 con un récord de 17 victorias y 10 contrastes en singles y 11 triunfos contra 7 contrastes en dobles.

Tras ganar con autoridad la Zona Americana en 1982, con triunfos sobre Uruguay (en Montevideo), Ecuador (Asunción) y Canadá (Laval), se logró el ascenso al Grupo Mundial.   
   
En este, en 1983 alcanzamos un soberbio triunfo ante Checoslovaquia, con Iván Lendl y Tomas Smid, en la cancha del Consejo Nacional de Deportes, en una pista de madera (parquet) desconocida en el tradicional torneo. Destacados también son los triunfos ante Nueva Zelandia (en Christchurch),  sobre césped (1984), ante Francia, de nuevo en el CND, pero sobre alfombra (1985) y Estados Unidos, sobre polvo de ladrillo, en el court central del Yacht y Golf Club Paraguayo (1987).

Es cierto que no pudimos superar los cuartos de final de la Davis, pero supimos mantenernos en el Grupo Mundial hasta 1989, con un equipo liderado por Pecci y acompañado por Francisco González, un portorriqueño que al no poder competir por su país, no admitido entonces por la Federación Internacional de Tenis (ITF por sus siglas en inglés), aceptó la propuesta de su amigo Víctor y se nacionalizó para conformar una dupla que hizo temblar a los más poderosos del tenis de la época, en la que aun el tenis era el deporte blanco.   

Capitán de Paraguay

Pecci se retiró en 1990 y ha sido capitán paraguayo de la Copa Davis a partir del 2003, con algunas interrupciones, hasta estos días, incluyendo el reciente triunfo sobre Puerto Rico por el Grupo 2 de la Zona Americana.    

Víctor  Pecci  nació en Asunción el 15 de octubre de 1955. Los grandes torneos juveniles lo tuvieron como principal protagonista, desde el Orange Bowl de Miami,  los Grand Slam y los más afamados torneos del tour profesional.

Fue campeón juvenil de Roland Garros, en 1973. En 1979, en Roland Garros, venció en la tercera rueda al argentino Guillermo Vilas y en semifinal dejó fuera al norteamericano Jimmy Connors, para anotar su nombre en la gran final.

En la final de 1979, Pecci  cayó ante el sueco Bjorn Borg en 4 sets. El mismo atleta europeo sumó en ese entonces  su cuarto título de Roland Garros. Gracias a Pecci, Paraguay se mantuvo hasta 1989 en el Grupo Mundial de la Copa Davis.

* Nota: Quien desee rememorar los mejores momentos de la final del Roland Garros de 1979, puede hacerlo, ingresando al siguiente link: http://www.youtube.com/results?search_query=Borg+-+Pecci+1979&aq=f.
PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD