Petropar busca apropiarse de los recursos públicos

Con el argumento de que “ganó” los recursos con sus diversas unidades de negocios, Petropar pretende apropiarse del dinero público, encima, para pagar bonificaciones. Según normativas es el Gobierno el que debe decidir en qué rubros redistribuir los recursos, pues se trata de una empresa estatal.

Patricia Samudio, titular de Petróleos Paraguayos.
Patricia Samudio, titular de Petróleos Paraguayos.Archivo, ABC Color

La petrolera del Estado, Petropar, presidida desde 2018 por Patricia Samudio, pretende una reprogramación presupuestaria de G. 28.000 millones para pagar bonificaciones y horas extra (según la versión oficial, se registraron muchas horas extra en la planta alcoholera ubicada en Mauricio José Troche).

De acuerdo con los datos obtenidos, Petropar solicitó a Hacienda un dictamen sobre la reprogramación y aparentemente al enterarse de que el mismo sería en contra de sus pretensiones, recurrió a los diputados colorados Arnaldo Samaniego y Carlos Núñez Salinas para que presenten el pedido, vía proyecto de ley.

El dinero para reprogramar provendrá del rubro impuestos (en el que tiene créditos presupuestarios), dijo la estatal en un comunicado divulgado ayer. Defendió su pedido diciendo que “no recibe fondos del Ministerio de Hacienda”, sino de recursos “propios y originados por Petropar” y, además, que no es para aumentar el rubro 111 (sueldos).

PUBLICIDAD

En cuanto a los recursos “propios”, aparentemente Samudio olvida que son recursos del Estado. Es que habitualmente las empresas públicas plantean que porque tienen “fuente 30” ellas pueden disponer del dinero público (proveniente del aporte de los consumidores y usuarios). Pero estos recursos son del Estado y es el Gobierno el que establece cómo utilizarlos.

El cuestionado proyecto aprobado en sesión del miércoles último de la Cámara Baja pasó al Senado para su análisis. La versión extraoficial que se maneja dentro de Petropar es que esta reprogramación se pide para pagar a funcionarios que ingresaron en cargos “de confianza”.

De hecho, Samudio es criticada por contratar sin concurso de méritos a más de 40 nuevos funcionarios y una veintena de asesores, con salarios millonarios. Algunos están vinculados a dirigentes sindicales, funcionarios de la propia estatal, dirigentes políticos y parientes de estos, corroboró ABC.

Pero el derroche en la estatal no se limita a salarios. Recientemente solventó una megafiesta del día del niño en la planta alcoholera de Mauricio José Troche, donde trasladaron en un avión de la Fuerza Aérea a modelos y personajes de la farándula, contratados por Petropar.

Aunque se sustente, no debe gastar

Para el analista financiero Stan Canova, un ente no puede despilfarrar o gastar de más, aunque se autosustente. Su liquidez debe destinar a bienes de capital para crecer en alcance e infraestructura.

Cada guaraní destinado a salarios se tiene que justificar, dijo, y que debe plantearse la política del ahorro y la eficiencia en el gasto.

El Presupuesto de la República debe tener una arista común para todos: la austeridad y la mezquindad en gastos, agregó. “Si el propio Gobierno Central no baja línea, solo tendremos a Benigno López discutiendo con cada una de las más de 80 instituciones públicas que año a año crecen orgánicamente en términos de recursos humanos”, advirtió Canova.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD