FMI propone recomposición del gasto

Para el economista del Fondo Monetario Internacional (FMI) Antonio C. David, la proporción actual de los gastos rígidos (alrededor del 92% de los ingresos tributarios), es preocupante, más aún ahora cuando se corre riesgo de incrementar hacia el 100%, con los aumentazos que están siendo analizados en el Presupuesto para el año 2020.

Antonio C. David, economista principal del departamento del Hemisferio Occidental del FMI, durante su exposición en el BCP.
Antonio C. David, economista principal del departamento del Hemisferio Occidental del FMI, durante su exposición en el BCP.Archivo, ABC Color

“Sería importante reducir un poco esos gastos, que no son favorables para el país; y es una recomendación del Fondo aumentar la proporción para la inversión, por lo que estimulamos a las autoridades paraguayas a promover y cambiar la composición hacia los gastos de capital e inversión”, refirió dicho economista tras su exposición sobre “Perspectivas económicas regionales”, desarrollada ayer en el instituto del Banco Central del Paraguay (BCP).

Detalló que el gasto rígido del Paraguay ya está bastante alto en comparación con el de países de la región, por lo que insistió en la necesidad de realizar reformas en este aspecto ya que serán beneficiosas para la economía nacional.

El economista del FMI señaló que el país debe proseguir en la línea de reformas estructurales, donde además del gasto debe trabajar en medidas para aumentar la productividad, mejorar la infraestructura, elevar el nivel educativo y capacitación de mano de obra, así como el combate de la corrupción, que serán factores esenciales para impulsar el crecimiento a más largo plazo.

PUBLICIDAD

En tanto, en el corto plazo, un crecimiento del 4% es auspicioso y deja al país en buena posición frente a los demás de la región, pero se puede ir pensando en aumentar estos niveles, indicó David.

“El manejo de Paraguay es muy prudente en términos de su política monetaria, que está bien anclada, pero a largo plazo hay que seguir con estos esfuerzos de reformas estructurales mencionadas para converger en un mayor desarrollo”, dijo.

Tensiones regionales

PUBLICIDAD

Por otra parte, reflexionó sobre el impacto de las tensiones sociales en la región y anticipó que estos shocks necesariamente incidirán en un ajuste a la baja de las proyecciones del PIB para estos países en conflicto (Chile, Ecuador, Bolivia, Venezuela), y que necesariamente también repercutirán en el crecimiento regional para fin de este año o comienzos de 2020. Sobre una incidencia local, indicó que todavía es incipiente hablar de posibles impactos, aunque insistió en la necesidad de realizar las reformas necesarias ahora, en tiempo de bonanza, ya que en periodos de recesión los ajustes son muy costosos para cualquier economía.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD