Actividad de paseros en frontera con Argentina es casi nula actualmente

Según observamos ayer en un largo recorrido, prácticamente se acabó el tráfico comercial ilegal fronterizo desde Argentina, que hasta el año pasado causaba graves perjuicios a productores e industriales. Algunos productos aún cuestan menos en Clorinda, pero ya no justifican el contrabando masivo.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/MVMJDHIBXBEO5J3563E35IXFXM.jpg

Los lanchones que cada hora pasaban con cargas a tope de frutas, verduras y otros productos de la canasta familiar, ahora se encuentran varadas en los atracaderos de la ribera del río Paraguay, desde Itá Enramada hasta Sajonia, y otros sitios.

El año pasado, por ejemplo, era impresionante la fila de vehículos en la Aduana de Itá Enramada para cruzar diariamente en balsa hacia el lado argentino. Ciertamente las citadas embarcaciones iban casi vacías, pero venían excesivamente cargadas con diferentes productos.

Por otro lado, en la ciudad de Clorinda se pudo ver a compradores paraguayos en muy reducida cantidad, y con adquisiciones menores, al parecer sin importancia, pues pasan hacia Nanawa con pequeñas bolsas, con productos que parecen ropas, repuestos para vehículos y calzados.

PUBLICIDAD

Todo indica que los precios de una gran parte de productos argentinos ya no son tan ventajosos como para comercializar en el mercado negro de nuestro país.

El tomate, que era uno de las mercancías que más ingresaba al mercado nacional, actualmente se vende a G. 5.000 el kilo en Clorinda y en Nanawa (ex Puerto Elsa) a G. 7.000. En Asunción se pueden conseguir a G. 3.000 el kilo, o menos, los de producción nacional.

En contrapartida, existen productos paraguayos que los compatriotas están ingresando al mercado del vecino país de forma ilegal, como por ejemplo, carbón vegetal, ladrillos, entre otros. Para el efecto utilizan un curso de agua, el riacho Negro, de Nanawa, para llevar los productos en pequeñas embarcaciones hasta San Miguel, para luego pasar al territorio argentino. Al menos fue lo que nos explicó un morador de la zona.

Lo que no cambió en el camino que va a Nanawa y Clorinda son los bidones y botellas de combustible (nafta) que se comercializan en la vía pública sin ningún cuidado. También se pueden ver garrafas de gas.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD