Además de "maletineros", la INC también trabaja con estafadores

La Industria Nacional del Cemento (INC) no solo trabaja con distribuidores "de maletín", sino también con estafadores.

Los intermediarios irregulares que vendieron cemento a ABC Color, Juan Carlos Ayala y Aurelio Torres Romero, soportan ahora una denuncia en lo penal por el hecho punible de estafa.La rosca mafiosa del cemento no acaba con la existencia de "maletineros", que ni siquiera tienen depósito constituido, sino que incluso está conformada por personas que ofrecen el producto de INC y cobran por la carga, pero no la entregan. En otras palabras, cometen el hecho punible de estafa, tipificado en el artículo 187 del Código Procesal Penal.   

De este tipo de hechos fue víctima el Ing. Sergio Aguilera Ortiz, propietario de una empresa constructora, al intentar comprar una carga de 660 bolsas de cemento de las mismas personas que vendieron el material a periodistas de ABC, que se hicieron  pasar por profesionales del sector de la construcción.

Además de Ayala y  Torres, estaba en el grupo de "gestores"  el señor Martín Duarte Riveros. En diciembre pasado, estas tres personas ofrecieron a Aguilera el cargamento de referencia, que debía  retirar en el puerto del Puente Remanso. El precio de venta propuesto fue 49.000 guaraníes por cada  bolsa del material de construcción.   

En una conversación  telefónica, Duarte explicó al comprador el modus operandi: debía pagar por adelantado el precio de la carga frente a las oficinas centrales de la INC (Asunción), contra entrega de factura. El trato no sería sellado con un contrato privado (como ocurrió con la compra realizada por las periodistas), sino simplemente con el compromiso de provisión por parte de los "gestores", después de 48 horas de haber efectuado el pago.   

Dejándose llevar por la imperiosa necesidad de conseguir cemento en una época de acentuada escasez (fin de año) y, sobre todo, ante la incapacidad de la INC de atender todas las demandas del mercado (que llegan a 80.000 bolsas por día), Aguilera accedió a comprar.

Pago por adelantado

El 9 de diciembre, el constructor envió a su secretario a pagar el valor de las 660 bolsas frente a la cementera, tal como lo habían acordado. El empleado entregó a Duarte y a Ayala el cheque N° 655432, cargo Interbanco, por los 32.340.000 guaraníes y, a cambio, los intermediarios entregaron una factura contado N° 000007, de "AT Productos Diversos" (empresa fantasma de Aurelio Torres), por la suma de 20.799.900, con la promesa de entregar el pedido dos días después.

Los intermediarios se negaron a colocar en la factura  la cifra real, con la excusa de que   el Ministerio de Industria y Comercio (MIC) estaba realizando controles de precios de cemento y que temían ser amonestados. Sin embargo, esto nunca hubiera sucedido, ya que los "gestores" ni siquiera cuentan con un depósito de materiales de construcción, por lo que se les debe agregar otro delito:  evasión fiscal.

El 10 de diciembre Duarte cobró el cheque, pero al día siguiente no hizo la provisión prometida. Aguilera envió sus camiones al puerto  de Remanso, pero  no apareció la barcaza que debía traer el cemento adquirido.

Los "gestores"  se limitaron a excusarse diciendo que hubo problemas con el cargamento y que llegaría en unos días. Como eso no ocurría, el comprador insistía con llamadas telefónicas y, en varias ocasiones, fue personalmente a presionarlos  en su dirección particular,   Carrera Saguier 1016 (a tres cuadras de INC).

Días después, Ayala, Torres y Duarte dejaron de contestar las llamadas del constructor, por lo que este les envió un telegrama colacionado, que  no fue respondido hasta la fecha.   

A raíz de esa situación, Aguilera decidió realizar una denuncia ante la Fiscalía; el 7 de marzo solicitó una investigación penal y la imputación de los autores de la conducta punible por estafa.   

Como ABC realizó una investigación sobre los "maletineros" y comprobó que Ayala y Torres son algunos de los "gestores" que posee la INC de forma irregular, el constructor se acercó hasta nuestro diario, junto con su abogado Williams Siloé Pérez, para formular  denuncia formal también ante la opinión pública.

Distribuidores "mau"

De las tres personas que estafaron a Aguilera, quien figura como supuesto "depositero" es Aurelio Torres.

Se trata de uno de los tantos distribuidores "mau" que se anotaron en la INC durante la administración de Optaciano Gómez Verlangieri (PLRA).

De 600 distribuidores que tenía la estatal, el  registro de nombres se amplió a 1.188, pese a que  se desconoce cuántos  realmente son  "depositeros" y cuántos solo figuran en los papeles, amparados por la administración de Optaciano Gómez.

Lea mañana: Aparecen más personas estafadas 

Fotos: Andrés Cristaldo

Videos: Enrique Villamayor