Andrés René Guzmán, el oscuro "amigo" del presidente Lugo

Comenzó trabajando como taxista en Buenos Aires, luego predicó como pastor evangélico, y llegó a ser fumigador, para luego trabajar para la empresa de navegación Vilas, a la cual habría quebrado, y a partir de ahí empieza a acumular fortuna de la noche a la mañana, haciéndose propietario de unas 20 barcazas, y comienza a convertirse en el "empresario acaudalado" del sector naviero.
    Según los datos, Guzmán trabajó con los conocidos hermanos López (Los "Pitufos"), quienes se hicieron millonarios gracias a Petropar, siendo gerente comercial de Horamar, y las relaciones no concluyeron nada bien.
De allí pasó a la empresa americana ACBL, a la que también, según fuentes del sector, llevó a problemas comerciales después de haber sido el autor de la caída de fletes más importante que tuvo la historia de los ríos, afectando incluso a varias empresas armadoras que no soportaron la situación.
No es paraguayo ni integra el gabinete del actual Gobierno, pero tiene más influencia que un ministro del Poder Ejecutivo, y todo esto se confirma con el golpe que está a punto de concretar en Petropar, a través de PDVSA, copando todo el flete de combustibles a su favor. El único mérito que tiene es ser amigo del Presidente de la República, Fernando Lugo, y de su entorno, porque no ganó ninguna licitación y tampoco estaría en condiciones de hacerlo en igualdad de oportunidades, ya que su empresa no cuenta con suficiente capacidad de bodega para transportar los 100.000/m3 que Petropar precisa transportar por mes.
Es sabido que Andrés René Guzmán "asesora" a Lugo en materia de abastecimiento de combustibles, un rubro estratégico para el funcionamiento de la economía del país, y lo hace alguien que contradictoriamente es muy cuestionado en el sector, justamente por sus desacertadas actuaciones.


   ¿Cómo llegó a Lugo?


   Guzmán se acercó a Lugo a través de un coprovinciano salteño antes de las elecciones presidenciales de abril del año pasado. "Subido al caballo del triunfo" y enfrentado con los inefables hermanos López, poderosos empresarios navieros del Cono Sur, convenció a Fernando Lugo para que lo dejara digitar algunos movimientos en Petropar para hacer su propio negocio. Y esto sucedió, ya que a finales del año pasado empezaron a ser presionados los directivos de la anterior administración de Petropar, presidida por Cíbar Granada, para que favorecieran irregularmente a la citada naviera.
Es así como hace ya varios meses Andrés René Guzmán viaja  seguido a Caracas, Venezuela, para ejecutar lo que está a punto de concretarse: la provisión del 75% de gasoíl que Paraguay consume de parte de PDVSA, unos 75 millones de litros/mes, con flete incluido a cargo de Conosur, lo que sería inconstitucional, ya que se estaría forzando a una empresa del Estado a adquirir combustibles bajo condiciones monopólicas.
¡Un negocio redondo, gracias a la amistad del presidente Lugo!

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD