Así nos engañaron el 26 de abril de 1973

Mientras en Asunción, en el estadio de la Liga Paraguaya de Fútbol, una multitud ebria de alegría festejaba el triunfo de Cerro Porteño sobre Botafogo, con tres goles conquistados en los minutos 80, 82 y 83, luego de ir perdiendo por dos a cero, en Brasilia las dictaduras de Alfredo Stroessner y Emilio Garrastazú Médici imponían al Paraguay el Tratado de Itaipú.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/3QBI2RUMVRFB3IGIT2QFORZ4UA.jpg

Una entrega y un sometimiento a la vez, porque bastaron siete años para que las dictaduras militares que detentaban el poder en nuestro país y en Brasil borrasen con sus codos en el Tratado de Itaipú lo que escribieron con las manos en el Acta Final de Foz de Yguazú.

El documento de 1966, que según los apologistas del Tratado de Itaipú evitaba otra guerra con Brasil, consagraba el principio del Justo Precio para la parte que tuviere excedentes en la futura central hidroeléctrica, en rigor nuestro país.

Sin embargo, el 26 de abril de 1973, del Acta de Foz quedó una tenue mención en el considerando del Tratado, pero del Justo Precio nada. Hoy, el MWh del excedente paraguayo, sobre el costo de producción de Itaipú, le cuesta al Brasil menos de US$ 10 e incluso menos de US$ 2 antes de 2009.

PUBLICIDAD

Porque utilizaron el Tratado (Art. XIV) como un Caballo de Troya para esconder una prohibición que solo perjudica al Paraguay, la de vender su excedente, a precios de mercado, a un tercer país.

Porque sin escrúpulo alguno explotaron la pasión de un pueblo –de todos los pueblos–: el fútbol, al ofrecerle un “triunfo” tan sospechoso como el contenido del Tratado que suscribían en Brasilia, a sus espaldas.

Porque con la burda excusa de que en Itaipú Brasil puso el dinero y Paraguay solo el agua, se apoderaron de los principales resortes administrativos de la entidad binacional, tales como las direcciones Financiera y Técnica.

Porque convirtieron ese hecho, la financiación, que debió ser un aporte, en otro jugoso negocio para Eletrobrás.

Porque con el Art. XVIII intentaron incluso, con la excusa de la seguridad de Itaipú, introducir sus FF.AA. en territorio paraguayo.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD