Auditoría forense desafía corrupción

La reciente creación de la auditoría forense, de uso obligatorio en el sector público, es un desafío para enfrentar la corrupción, destacó el Dr. Javier Sosa da Costa.

Explicó que cuando se habla de auditoría, la misma puede ser de carácter investigativa, preventiva o detectiva, pero cuando se trata de auditoría forense, su impacto es más significativo, porque es una técnica de prevención, detección y control del fraude, y su aporte es fundamental para ganar casos judiciales. “Cuando hablamos de auditoría forense estamos diciendo que estamos realizando todos los procedimientos correspondientes, de tal manera que en el caso de que se requiera ir a un juicio, todo el proceso que se siguió sirva para no perder la causa. Normalmente se pierden los juicios y no se castiga la corrupción, porque la cadena de custodia no se respetó, o porque los procedimientos que se siguieron para relevar información no fueron acertados, o porque las entrevistas realizadas no fueron hechas dentro de un marco legal”, comentó.

Actualmente, todas las instituciones públicas deben contar con una auditoría forense y será la Auditoría del Poder Ejecutivo la que tiene que estar monitoreando el cumplimiento de esta norma.

El auditor destacó que el marco legal que regula esta figura todavía es deficiente, no se preparó toda la estructura como para que el profesional auditor cumpla con dicho rol y lo haga correctamente amparado por las exigencias técnicas y legales. “Se trata de un desafío para nuestro país, aunque en el mundo ya se tenía desde hace tiempo y hay que ser muy cuidadosos al respecto para que los profesionales sean realmente idóneos”, dijo.

Si se desarrolla bien este trabajo, ya no existiría tanta impunidad en los delitos económicos, y las denuncias de los órganos de control como la Contraloría podrán arrojar resultados.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.