En INC solo distribuidores privilegiados retiran cargas

Solo algunos distribuidores de la Industria Nacional del Cemento (INC), los privilegiados, retiran cargas de la estatal en grandes cantidades y de forma continua.

Los distribuidores con privilegios en la INC no son precisamente los antiguos clientes de la estatal ni los que, por su histórico de compras, tienen un mayor cupo para la adquisición de cemento. En la administración de Optaciano Gómez Verlangieri (PLRA) importan más los contactos que se tengan en la institución, los políticos y "gestores" que consiguen cargas, los parientes con depósito de materiales de construcción y uno que otro correligionario.   

En el caso que se presenta a continuación, un grupo de personas consigue grandes cantidades de cemento no solo de la planta de Villeta (donde se encuentra el molino principal de INC, que despacha hasta 55.000 bolsas del material por día), sino también de Vallemí (donde se produce diariamente al menos 12.000 bolsas).   

Anteriormente, solo una empresa estaba anotada como distribuidora de la estatal; pero ahora, con Gómez al frente de la cementera hasta la hermana del propietario de esa firma puede retirar cargas, incluso sin que esté  registrada en la lista de distribuidores  oficiales.   

"Avenida Vaticano"   

Estamos hablando de los depósitos de la "Avenida Vaticano" (todos ellos llevan el nombre de algún santo); así bautizaron a la zona de esas firmas los antiguos distribuidores de la INC, quienes no consiguen cargas a pesar de su historial de compras y, si lo hacen, se les entrega  apenas una carga por  semana.   

Uno de los depósitos de referencia es San Cayetano, que consiguió en el 2010 la provisión de 87.540 bolsas de cemento solo de la planta de Vallemí de la estatal, tal como se observa en el facsímil de la página 25. Se trata de un documento oficial de la INC, que fue proveído por el mismo gerente comercial, Eduardo Cano.  

Como dueño de este depósito figura Mario Báez, al menos en la lista de distribuidores que la INC tiene en su portal web. Según se observa en el mismo documento, además de retirar como "San Cayetano", Báez también obtiene cargas a su propio nombre, nada menos  28.900 bolsas de cemento.   

En la lista de clientes de la cementera figura, por un lado, "San Cayetano, de Mario Báez" en la zona de Itauguá y,  por el otro, aparece "Mario Báez" de Capiatá.   

Además de él figura en la lista la firma "San José SRL Industria y Comercio", de María Cristina Báez, de Capiatá, que es pariente de Mario Báez (ya que no solo tienen el mismo apellido y viven en la misma ciudad, sino también ambos poseen la misma dirección comercial "Ruta 1 Km 16,5").   

María Cristina Báez –debe apuntarse–  tiene apenas 20 años, sin dudas una precoz  distribuidora de la INC;  pero no es contribuyente del Estado, ya que ABC verificó que no figura en el Registro Unico del Contribuyente,   un requisito básico para  ser cliente de la estatal y, lo principal, para trabajar legalmente.   

A pesar de todo, retiró a nombre del depósito San José 14.360 bolsas de cemento en el 2010, de la planta de Vallemí. Vale decir que si se suman las provisiones de las tres empresas, que son para las mismas personas, la cantidad suministrada asciende a 130.800 bolsas.
  
El verdadero dueño   

Según los datos recibidos por nuestro diario, las empresas referidas serían  propiedad de Valerio González Almada, quien es distribuidor de la INC con su depósito "San Rafael", de la Ruta I Km 16 (donde atiende él mismo), San Lorenzo, y la sucursal que lleva el mismo nombre en la Ruta II, Km. 14, de la misma ciudad (donde el encargado es el hijo de González).   

En las épocas de mayor crisis de escasez,  a finales de año, San Rafael tenía   grandes cantidades del material y   lo vendía a precios que no eran los recomendados por la INC. En enero pasado, el Ministerio de Industria y Comercio (MIC) intervino uno de sus depósitos para comprobar sus precios (en ese mes el MIC hacía controles para evitar la especulación), y se comprobó que el cemento en ese establecimiento  se vendía por G. 40.000 y G. 70.000 la  bolsa.

Anteriormente, solo Valerio González retiraba cargas de INC, pero ahora también lo hace su hermana, Rafaela González Almada, quien ni siquiera figura en la lista de clientes de la estatal. En el documento de la izquierda se puede verificar que ella aparece en la lista de despacho del viernes pasado (confeccionada por el departamento de venta de la cementera), a pesar de que su nombre no aparece entre los "depositeros" oficiales.

Los vínculos entre todas estas personas se pudo verificar comparando las direcciones que ellas declararon ante Tributación y los nombres de sus depósitos de materiales de construcción.   

Otra prueba de la relación entre los Báez y los González es que la firma San Cayetano, supuestamente de Mario Báez, es atendido por Rafaela González.  Estas firmas  consiguen  cargas continuamente, mientras que los antiguos clientes de INC tienen que mendigarlas  y se les provee a cuentagotas.

Los no privilegiados  

Mientras los que están en la gracia  de  Optaciano Gómez retiran cargas de la INC sin problemas, y constantemente, sus críticos no consiguen ni el cupo de cemento que les corresponde según  historial de compra, pese a su calidad de antiguos clientes. INC no tuvo  lista de entrega  ayer porque está despachando  pedidos pendientes y, como siempre,  prioriza a cualquiera, menos a los empresarios legales.

 

Fotos: Gustavo Báez