Ferreira lamenta pérdida de tiempo

Al advertir que las soluciones a los problemas no serán mágicas, ni de un año para el otro, el presidente de la ANDE, Ing. Pedro Ferreira, lamentó ayer que se hayan perdido al menos 15 años en realizar las inversiones necesarias en materia de distribución de energía eléctrica. 

Señaló que tener un buen servicio eléctrico requiere de generación abundante, transmisión suficiente y distribución. “La parte de la generación, por ahora, está solucionada, pero tampoco es eterno, de modo que no es un tema urgente en estos momentos”, dijo.

Añadió que en cuanto a transmisión hubo un “gran esfuerzo” en el periodo (de gobierno) anterior, cuando se hizo mucha infraestructura que, sin embargo, todavía no es utilizable, como el caso de la línea de 500 kV, Yacyretá-Villa Hayes.

En ese contexto, recordó que la ANDE tenía relativamente “un buen servicio” en los años 80, y tras la llegada de la democracia, allá por el año 1993, se instaló la “consigna” de que ningún paraguayo esté sin luz eléctrica.

PUBLICIDAD

Precarización 

Dijo que se empezó a electrificar todo el interior, a como dé lugar, y provocó un cambio importante, pero se ingresó en un proceso de precarización del servicio. Añadió que a esos años de “mucha expansión” se sumó que a la ANDE no se le permitió ninguna suba o reajuste tarifario entre 2002 y 2017. “Este último tampoco fue grande, pero hoy día nos permite tener más recursos y buenas perspectivas para los desafíos en materia de distribución”, afirmó Ferreira.

Inversiones atrasadas 

Por otro lado, el presidente de la ANDE afirmó que en los últimos 15 años o más la institución ya sabía que tenía que hacer grandes inversiones, pero se retrasaron.

Dijo que en el último plan se hablaba de una necesidad de US$ 2.300 millones en 10 años, o sea, US$ 230 millones año. “Sin embargo, si uno revisa los datos, la ANDE realizó inversiones por apenas US$ 50 millones. Es decir, hay un déficit de US$ 180 millones en distribución que venimos arrastrando, y se va acumulando. No obstante, vamos a tratar de cerrar esa brecha, pero no hay soluciones mágicas”, manifestó.

Trabas 

Como un ejemplo a las dificultades que soportan los procesos licitatorios de la entidad, Ferreira trajo a colación el caso de una licitación de US$ 100 millones que todavía no pudieron destrabar. Acotó que hace más de un año está trancada por litigios entre contratistas.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD