Hay riesgo real para la calificación del país y la inversión, advierte exministro

La economía paraguaya venía recuperándose dentro de un contexto regional difícil y complejo, pero esta incertidumbre política que se genera en el país va a impactar en la expectativa y las inversiones de las empresas si no se la resuelve rápido, según el exministro de Hacienda César Barreto. Si persiste, incluso, la calificación podría bajar.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/ENEL5CXRPNCDTM3XEKJTT7EHG4.jpg

El exministro de Hacienda considera que este año la economía va a tener un crecimiento importante por el buen desempeño de la soja, que de acuerdo a las proyecciones que realizaron estaría alrededor del 4%.

Advierte, sin embargo, que la crisis política que se desató tendrá un impacto en la economía y que el nivel de ese impacto dependerá de cómo y en qué tiempo se resuelve el problema que está viviendo el país.

Dijo que si se resuelve bien y de manera rápida esta crisis, el impacto sería mínimo, pero si persiste y hay un quiebre, puede llevar a un periodo largo de inestabilidad.

PUBLICIDAD

Barreto sostiene que estos tiempos políticos generalmente afectan la expectativa y las decisiones sobre inversiones que deben tomar las empresas privadas, por lo que considera que de no resolverse, el impacto más fuerte se sentirá en el próximo año.

Además, a esto se debe sumar que también podría afectar las inversiones del Estado, porque en setiembre ya se debe presentar el proyecto de presupuesto 2018 al Congreso y, en un contexto de crisis, hay que ver cómo sale el plan de gasto.

Calificación

Paraguay estaba encaminado a obtener el grado de inversión por parte de las calificadoras internacionales de riesgo país, pero con esta crisis política se considera muy difícil lograr esta meta.

Para Barreto, con este gobierno ya será difícil llegar al grado de inversión porque cree que las calificadoras van a esperar al nuevo gobierno para conocer su política económica.

Al respecto, el exministro expresó que la mayoría de las consultoras hoy mantienen la calificación, pero si se profundiza la crisis y entramos en un periodo de inestabilidad como en los años 90, estima que no tendrán otra opción que bajarnos la calificación. “Ojalá no lleguemos a eso, depende mucho de cómo se lleven a cabo las cosas para que el impacto pueda ser mayor o menor”, puntualizó.

Los informes de consultoras internacionales emitidos en marzo pasado para la colocación de bonos soberanos por US$ 500 millones son los siguientes: la Standard & Poor’s asignó “BB”, Fitch Ratings también “BB” y Moody’s Investors Service una provisional de (P) Ba1, todos ellos alineados a la calificación país.

Moody’s, sin embargo, adelantó que de seguir la crisis podría afectar “sustancialmente” las políticas económicas y menoscabar la voluntad o la capacidad del Gobierno para pagar la deuda.

Deuda pública

Con respecto a la deuda pública, el exministro de Hacienda señaló que el año pasado el Gobierno cumplió con el tope de déficit de 1,5 del PIB establecido en la Ley de Responsabilidad Fiscal y que este año, como se repite el presupuesto, también considera que lo hará.

Por ello, sostiene, es muy necesario que se respete este tope. Agregó que si bien la deuda crece y hay que tener mucho cuidado, por lo menos crece de manera razonable y no tan rápido como al inicio de este gobierno.

Insistió en que salirse del tope de la Ley de Responsabilidad Fiscal sería peligroso, por lo que se debe mantener la deuda dentro de este límite por unos años más, porque cuando la deuda alcance un nivel de 30% del PIB, se tendrá que parar.

La deuda pública total llegó a finales de febrero a US$ 6.332,6 millones (22,6% del PIB), sin sumar aún los nuevos bonos por US$ 500 millones. Según Hacienda, este año el saldo cerrará en US$ 6.900 millones.

El origen es la reelección

La crisis política tiene su origen en la intención del presidente de la República, Horacio Cartes, de introducir una enmienda constitucional de manera ilegal para buscar su reelección en los comicios de 2018. Los senadores cartistas, oviedistas, luguistas y llanistas que apoyan al Mandatario en una reunión a puerta cerrada y desconociendo al presidente del Senado, Roberto Acevedo, modificaron el reglamento interno para dar paso a la enmienda. Esta situación generó protestas en todo el país, principalmente frente al Congreso, en donde los manifestantes quemaron parte de la sede. La Policía irrumpió en la sede del PLRA y mató al joven dirigente Rodrigo Quintana. Cartes no cede en su intención.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD