Paraguay fue primero en negociar acuerdo por las regalías de OGM, sostiene la CAP

En el Paraguay, el sistema de regalías por uso de organismos genéticamente modificados en la agricultura es mixto; los productores pueden pagar al comprar la semilla o al entregar la cosecha, pero es transparente y se apoya en un acuerdo de la multinacional Monsanto con seis gremios de la producción, según el titular de la Coordinadora Agrícola del Paraguay, Héctor Cristaldo.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/75V3HMRI5FHL7DXW2IGISRPUUA.jpg

“El productor puede elegir el sistema y la forma que más le convienen, porque en el Paraguay existe la alternativa de pagar al comprar la semilla o hacerlo al momento de entregar la cosecha”, explicó. Señaló que, por ser un servicio, paga impuesto al valor agregado, es decir que, en realidad, el productor pagó US$ 4,4 por tonelada en el caso de la campaña anterior.

Según el documento del acuerdo firmado por CAP, APS, Capeco, Fecoprod, Unicoop y Aprosemp con la multinacional Monsanto, para calcular el valor de la contraprestación de la tecnología RR (resistencia al glifosato) se multiplica el precio de la soja-grano (US$/ton) que recibe el productor (tomado en el mes de julio de cada año con base en la cotización CBOT mayo del año siguiente) por el porcentaje que corresponda al rango de precio según lo establecido en una tabla que forma parte del documento.
Añade que de esa manera se obtendrán los valores de regalía por tonelada de soja-grano RR.

“El valor de la regalía en el grano deberá, en todos los casos, ser pasado al productor por el operador en dólares americanos, por bolsa de semilla utilizada conforme los siguientes parámetros: rendimiento promedio 2.600 kg/ha y 1,2 bolsas de semilla por hectárea (bolsas de 50 kilogramos)”.

En el caso de Paraguay, del cobro, un 4% pasa a los semilleristas, 8% a los silos, 13% a los obtentores, 10% para impulsar la investigación agrícola a través de Inbio, y 65% para Monsanto. Sin embargo, desde 2009 se viene implementando el sistema opcional de pago por la tecnología RR en la semilla. Actualmente, dicho mecanismo llega a cerca de 150.000 hectáreas, beneficiando al productor con ahorros de hasta el 25%, según la estimación realizada por Apromep e Inbio.

Hay una fórmula acordada

No hay una cifra fija para el cobro por el uso de la tecnología RR, hay una fórmula que se tiene que aplicar cada año, en la campaña anterior fue US$ 4 por tonelada más IVA, dijo el Ing. Agr. Héctor Cristaldo. Según el pacto entre seis gremios y la multinacional Monsanto, nuestro país por ser el primero en negociar las regalías, fue beneficiado con una cláusula que establece un precio preferencial, considerando también nuestra condición de mediterraneidad, explicó. Con los criterios acordados hace ocho años, se sigue conversando y se llega siempre a un acuerdo de partes, no hay un precio impuesto por nadie, ni por los productores ni por la propietaria de la tecnología, señaló.