Taiwán, una nación que sustenta el progreso en la buena organización

Taiwán sigue demostrando al mundo entero que con una buena organización y aprovechamiento de los recursos naturales se puede sustentar el progreso colectivo.

La Isla de Formosa, como también es conocida, es uno de los mayores productores informáticos del mundo, pero mantiene intactas sus tradiciones milenarias. En dicho país viven 150 paraguayos.En un viaje al asombroso país asiático, cuya dimensión total (36.000 km²) es apenas la mitad del departamento de Presidente Hayes, pudimos comprobar el excelente nivel de vida del que gozan sus habitantes, gracias a la organización y dedicación de sus gobernantes.

Es un país industrializado, con una sólida estructura de educación, igualdad social y libertad religiosa.   

La miseria y los problemas sociales como la inseguridad prácticamente son desconocidos en la isla de Formosa, como la bautizaron los navegantes portugueses que la avistaron en el siglo XVI.   

Más que todo, en Taiwán se puede apreciar el orden.   

En la capital, Taipei, viven poco más de 2.630.000 habitantes, aunque la circulación de personas casi se duplica a diario debido al incesante movimiento comercial.   

El edificio Taipei 101, con 529 metros y hasta hace poco tiempo el edificio más alto del mundo, se convirtió en el centro de comercio más importante de la región.

El ordenado sistema de tráfico hace muy cómodo el recorrido por las principales avenidas y calles de Taiwán.

Los semáforos cronometrados evitan que cualquiera intente cruzar la luz roja antes de tiempo. Así, se previenen muchos percances.

La gran cantidad de motocicletas que circulan en Taiwán es algo constante. Sin embargo, los biciclos prácticamente no contaminan el ambiente porque son de muy baja cilindrada.

La mayoría cuenta con motos scooter, por una normativa de que los biciclos que sobrepasen las 150 cilindradas deberán pagar impuestos similares a un vehículo de cuatro ruedas.

Las carreteras cuentan con carriles especiales para motos, un ejemplo digno a imitar en Paraguay para prevenir accidentes.

Otro llamativo rubro en el que se destaca la capital taiwanesa lo constituye el mercado nocturno de Shilin, un espacio de comercio abierto en horas de la noche y que recibe a diario a miles de compradores que aprovechan las ofertas.

El tren de alta velocidad, que alcanza velocidades cercanas a los 350 kilómetros por hora es otro gran avance en cuanto al transporte en Taiwán.   

Por ejemplo, un recorrido desde Taipei hasta Kaohsiung, similar al tramo Asunción-Ciudad del Este, se cumple en apenas 90 minutos, incluyendo paradas.

El costo del pasaje es prácticamente simbólico, ya que los usuarios del "tren bala" pagan lo equivalente a poco más de G. 50.000 por realizar dicho   viaje.

Festival de los Faroles  

Junto a las celebraciones del Doble Diez, el Festival de los Faroles es uno de los acontecimientos más importantes para la comunidad china taiwanesa.   

El evento marca la conclusión de las largas vacaciones del Año Nuevo Lunar Chino y el advenimiento de la primavera. Este año, los actos se celebraron entre el 27 de febrero y el 5 de marzo.   

El Festival de los Faroles se realiza en varias ciudades de Taiwán. Reúne a miles de espectadores que aprecian el espectacular despliegue de fuegos artificiales y los coloridos trajes milenarios que representan las tradiciones locales.

En la sureña ciudad de Kaohsiung, el festival albergó a más de 30.000 personas este año. El evento se desarrolló a orillas del Río del Amor y representó un claro ejemplo de la unidad del pueblo taiwanés para celebrar sus tradiciones.

En la misma ciudad, Kaohsiung, se halla el estadio ecológico de los Juegos Mundiales 2009.

El escenario cuenta con sistema de paneles solares en su estructura, lo que hace que no consuma electricidad, sino que por el contrario, la produzca.

Cuanto más calor hace, más energía produce el estadio. Incluso, se autoabastece y la electricidad excedente que produce que el innovador sistema  lo cede al Estado para su redistribución.

Taroko es otra ciudad con gran potencial turístico, gracias a una conjunción visual  de las montañas y el océano que la rodean.

En Taiwán viven 150 paraguayos, 90 de ellos estudiantes becados de distintas carreras universitarias.

El actual embajador es Carlos Martínez (ANR).