Una vez más, en Yacyretá buscan presionar a sus autoridades, alertan

Una vez más, en el marco de una de las licitaciones que convoca la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), los participantes buscan presionar a sus responsables, advierte Ing. Juan José Encina, quien estuvo en el acto de apertura de los sobres del llamado Nº 669.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/GDH3OA62ZZD5TMTTIDAZZQPPAU.jpg

Encina, miembro del equipo de asesores del director paraguayo de la EBY, Nicanor Duarte Frutos, narró el cuadro que vio en la sede argentina de la EBY el miércoles último después de que dieran a conocer las cotizaciones de los dos grupos participantes.

“Causó sorpresa entre los argentinos. Al observar sus rostros se notaba el impacto y más aun cuando días previos, autoridades del país vecino habían visitado a IMPSA (parte del Consorcio Ara Vera), a mi parecer inoportuna y que generó suspicacias sobre el resultado de la licitación”.

“Una vez más” apuntábamos, porque en la zigzagueante historia del proyecto, entre 1980/81, años en que la EBY recibió y evaluaba las ofertas d el contrato YC-1, de obras civiles principales del proyecto, pese a la recomendación de su consultor de entonces (CIDY), de iniciar negociaciones con la oferente Dumez de Francia, porque presentó una oferta que rondaba los US$ 1.400 millones de entonces, la firma Impregilo, con una cotización del orden de los US$ 1.800 millones la cuestionó e inclusive consiguió el apoyo argentino.

PUBLICIDAD

La confrontación terminó con una solución que podría calificarse de salomónica: ambos pretendientes se fusionaron en un consorcio que se llamó Empresas Reunidas Impregilo, Dumez y Asociadas para Yacyretá (Eriday UTE). Alguna vez, sin la acostumbrada opacidad las Altas Partes Contratantes deberían rendir cuentas sobre el costo real del contrato y del proyecto.

Encina, como lo hicieron ya las autoridades paraguayas de la EBY, concluye que la pretensión de Ara Verá de revisar la planilla que presentó su competidor “es totalmente improcedente y solo busca presionar a los gobiernos...” .

La historia del Proyecto Aña Cua tampoco es un ejemplo de transparencia, porque inclusive viola el Tratado aún vigente.

Los números

El miércoles último, en la sede porteña de la EBY, los asistentes al acto de apertura de las ofertas para el equipamiento de la nueva central del Aña Cua –no prevista en el Tratado aún vigente– apuntaron las siguientes cotizaciones: -Consorcio Ara Vera (IMPSA SA, CIE, Power China): US$ 116.379.881. Voith Hydro: US$ 99.689.577, 84. EBY lo estimaba en US$ 169 millones.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD