Zona metrobús, “playa de autos” y estacionamiento

“Vendo/2005/Recién import” reza un anuncio pintado en el parabrisas de un vehículo que se ofrece en plena vía del fracasado metrobús, en la ruta Mcal. Estigarribia. El sitio es utilizado para estacionamiento de vehículos y en este caso, hasta como una “playa”. Se suman las basuras arrojadas por la gente.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/2GVPHERA6BCNFKSMFPYVCVPHDQ.jpg

La ruta Mcal. Estigarribia en la zona de Fernando de la Mora y San Lorenzo, es todo menos una vía para un sistema metrobús. Pasaron seis meses desde la cancelación oficial del proyecto y a la inacción de las autoridades para ordenar el sitio, se suma el “aporte” de la ciudadanía, que colabora con desechos.

A los vendedores ambulantes apostados en lo que debían ser la vía central y las paradas, se agregan largas filas de automóviles que son estacionados pese a que existan carteles de señalización que informan que está prohibido hacerlo. Por si fuera poco, algunas personas también aprovechan la avenida hasta para colocar vehículos en venta.

Un sofá abandonado y basura de todo tipo completan el “paisaje”, según se observó en un recorrido realizado ayer por un equipo periodístico de este diario.

PUBLICIDAD

Sin definiciones

Ante las diversas problemáticas por expropiación que estancaron el avance del metrobús, el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) y el financista, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), analizan medidas a tomar. Plantean cambiar el proyecto inicial y derribar algunas estaciones. “Se están analizando las opciones de cómo seguir. Lo que está claro es que el proyecto inicial no es viable, básicamente por el tema de las expropiaciones. Podemos insistir con las expropiaciones o modificar el proyecto y disminuir la afectación, que es algo totalmente factible”, manifestó ayer el gerente del Metrobús, Óscar Stark, en conversación con ABC Cardinal 730 AM.

El mismo explicó que el problema surge porque cuando se construyó la ruta Mcal. Estigarribia, hace varias décadas, no se hicieron todas expropiaciones y en los títulos de los frentistas siguen apareciendo algunos metros del asfalto y veredas. “No se puede seguir con ese proyecto sin expropiar los inmuebles que están frente a esas estaciones. Podemos esperar también a dilucidar eso y va a pasar mucho tiempo, o podemos modificar el proyecto para disminuir o eliminar la afectación”, alegó.

La misma consultora

Cuestionado acerca de por qué se volverá a otorgar los trabajos de consultoría a la misma firma colombiana que estuvo en el proyecto fallido, Stark señaló que es el BID el que otorga la responsabilidad a la misma empresa. Se trata de la firma colombiana Transconsult, que se encuentra efectuando nuevamente un análisis para poder determinar cuál camino se tomará para continuar con las abandonadas obras. “Una vez que tengamos los resultados se tendrá que ver si avanzamos en un proyecto alternativo o se hacen las expropiaciones”, añadió Stark.

Finalmente, recordó que siguen en curso una auditoría de la Controlaría y una investigación del Ministerio Público, para determinar la responsabilidad de las anteriores autoridades del MOPC y la contratista Mota Engil en el fallido proyecto.

Proyecto que no se concretó

El MOPC adjudicó la construcción del sistema metrobús a la empresa portuguesa Mota-Engil, que recibió US$ 21 millones de anticipo y se retiró sin terminar el proyecto. La firma exige ahora US$ 18 millones por supuestos incumplimientos por parte de la cartera estatal. Siguen las negociaciones con gran sigilo en MOPC, sin mayores avances en cuanto a los pagos exigidos.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD