Víctor Bogado, el “benefactor” de los desocupados

Aunque parezca increíble, el impresentable senador Víctor Bogado (ANR) tiene sus fervientes defensores. Ante los escraches programados frente a su vivienda, apareció un grupo de sus partidarios para defenderlo, alegando que el legislador “es humilde”, que dio “trabajo a muchos”, y que ayuda cuando se le necesita. Se sabe que dio “trabajo” por lo menos a algunos cuyos casos salieron a luz, como el de la “niñera de oro”, Gabriela Quintana, a cuyo cuidado estaban las hijas del legislador, al tiempo de cobrar un salario en Itaipú y otro en la Cámara Baja, que casualmente presidía entonces el hoy encausado. Por este asunto está procesado desde hace cinco años, sin avanzar su expediente porque interpone múltiples chicanas impunes, sin duda sabiéndose culpable. Recién ahora, evidentemente ante las manifestaciones ciudadanas de repudio, un juez fijó audiencia preliminar para el 2 de octubre. También está el caso del “mecánico de oro” Miguel Ángel Carballo, que arroja también sospechas sobre el senador Bogado. Mientras este no sea privado de su investidura o no tenga la decencia de renunciar, los paraguayos y las paraguayas de bien tendrán el derecho de seguir repudiándolo por doquier.

Aunque parezca increíble, el impresentable senador Víctor Bogado (ANR) tiene sus fervientes defensores. Ante los escraches programados frente a su vivienda, apareció un grupo de sus partidarios para defenderlo. Entre los argumentos que esgrimieron figuran que el legislador “es humilde”, que dio “trabajo a muchos”, y que ayuda cuando se le necesita.

Se sabe que dio “trabajo” por lo menos a algunos cuyos casos salieron a luz, como el de la “niñera de oro”, Gabriela Quintana, a cuyo cuidado estaban las hijas del legislador, al tiempo de cobrar un salario en Itaipú Binacional y otro en la Cámara Baja, que casualmente presidía entonces el hoy encausado. Por este asunto está procesado desde hace cinco años como presunto autor del delito de estafa y como cómplice del de cobro indebido de honorarios, sin que hasta la fecha se haya abierto el juicio oral y público, porque interpone múltiples chicanas impunes, sin duda sabiéndose culpable. Por fin, y evidentemente ante las manifestaciones ciudadanas de repudio, el juez penal de Garantías Rolando Duarte fijó ayer la audiencia preliminar para el próximo 2 de octubre, en la que se decidirá la apertura o no de ese juicio. Cuesta entender tanta tolerancia de la Justicia con este indigno personaje.

Si el senador Bogado dio tantos puestos de trabajos, es de suponer que es propietario de alguna empresa comercial, industrial o de otra índole. Pero no se le conoce ninguna, por lo que es de suponer que la alegación de que “dio trabajo a muchos” aludiría al ejército de planilleros que los legisladores instalan en las instituciones públicas. Como se dice, así da gusto hacer política, dando “trabajo” a mucha gente sin tocar los propios bolsillos, sino cargando los salarios de los agraciados a los contribuyentes. Esta práctica es la que explica que el aparato estatal explote hoy de funcionarios que ni siquiera tienen cabida en las oficinas en las que fueron nombrados, por lo que se les tiene que “comisionar” a otras igualmente abarrotadas de zánganos.

PUBLICIDAD

El senador Bogado puede levantar fácilmente esa sospecha proporcionando los nombres de las empresas que haya creado, si las tuviera, y mostrando las planillas de pago del seguro social. De lo contrario se dirá que es uno de esos políticos sinvergüenzas que se hacen de clientela a costa de los contribuyentes, es decir, que se valen del Presupuesto nacional para crear “trabajo” en beneficio de quienes luego se mostrarán muy agradecidos por el favor brindado, retribuyéndoles con votos en las elecciones. Como se sentirán en deuda con su benefactor por los favores recibidos, posiblemente algunos hasta podrían prestarse a actuar como testaferros, si es necesario.

En este sentido, hay fundadas sospechas para pensar que ese papel lo desempeña Miguel Ángel Carballo (el “mecánico de oro”), contratado como “asesor” por Víctor Bogado en la Cámara de Diputados, siendo también obrero en la Municipalidad de Asunción. Ni con sus dos salarios, relativamente modestos, más sus ingresos como mecánico, podría justificar las inversiones millonarias que realizó al integrar, por ejemplo, una sociedad con un aporte de 1.800 millones de guaraníes para la compra de un shopping por 1.900 millones. Adquirió además un departamento por 450 millones de guaraníes en el Yacht y Golf Club, y un automóvil por unos 21.000 dólares. Y hasta le sobró dinero para hacer un multimillonario préstamo a la exdiputada colorada Cynthia Tarragó para financiar su campaña electoral.

Desde luego, el senador Bogado no es el único parlamentario que se vale del Presupuesto nacional para crear “trabajo”. En el propio Palacio Legislativo y en la Justicia Electoral, para no ir más lejos, tienen hasta “cupos” para enchufar allí a su clientela parasitaria. Así es muy fácil “combatir la desocupación”, algo que ahora sus partidarios atribuyen al legislador colorado para defenderlo.

Sus adherentes alegan también que “ayuda a la gente pobre”, lo que puede resultar cierto, en la medida en que las necesidades de la población sirven, justamente, para que los sinvergüenzas empotrados en el aparato estatal se presenten como bienhechores. Nuestro diario ha señalado más de una vez que los politicastros no están interesados en que desaparezca la pobreza porque es el mejor campo para cosechar adherentes mediante la asistencia interesada que realizan –la mayoría de las veces con recursos estatales– solo para aumentar la clientela. Es bien conocida la vieja práctica de regalar medicamentos o ataúdes para conquistar el voto de la gente carenciada. Los politicastros no solo le roban sin que ella lo advierta, sino que también la envilecen hasta más no poder.

En fin, mientras Víctor Bogado no sea privado de la investidura que deshonra o no tenga la mínima decencia de renunciar, los paraguayos y las paraguayas de bien tendrán el derecho de seguir repudiándolo por doquier, mal que les pese a sus lamentables seguidores.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD