Desembolsos desaparecen antes de colocar cimientos

Pobladores en situación de pobreza son los principales afectados por la inoperancia de los administradores de los bienes de la Secretaría Nacional de la Vivienda y el Hábitat (Senavitat). Miles de casas que debieron concluir entre 2011 y 2014 se pierden ante la inacción de las autoridades. En Mbuyapey, una constructora, en complicidad con funcionarios de la estatal, cobró los desembolsos de los proyectos y luego desapareció sin siquiera plantar los cimientos de las viviendas previstas.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/7ZMM5SYOABBLJDG4L4XDHDRKUA.jpg

Compra de inmueble está en litigio

Unas 150 casas construidas por la Senavitat continúan inconclusas, a pesar de que los adjudicados ya hicieron los pagos iniciales, por lo que reclaman la entrega de las viviendas.

La empresa contratista es El Progreso SA, vinculada al concejal departamental Arnaldo Barreto (PLRA). La obra fue adjudicada, según el contrato suscrito en 2012 por G. 10.717.440.580.

Según el documento, el proyecto en el costo incluía la adquisición del inmueble. Es decir, la empresa adjudicada al retirar el 50% del valor total de la obra debió abonar por el predio, pero finalmente no realizó el pago en su totalidad.

El propio concejal Barreto Fidavel compró un terreno en el Km 10 Acaray de Ciudad del Este. Según un contrato privado de fecha 18 de enero de 2012, celebrado ante la escribana Gladys Barreto, Arnaldo Barreto Fidavel se presentó “en nombre y representación de la Senavitat”.

Adquirió un inmueble de 9 hectáreas por G. 1.600 millones, pero solo pagó la mitad.

El vendedor del inmueble, Joaquín Idalín Paiva, inició un juicio de nulidad de contrato contra Barreto Fidavel, debido al incumplimiento del pago mencionado y además porque afirma que hubo un error en la celebración del contrato. Según Paiva, al aceptar la transacción creyó que lo hacía con un representante de la Senavitat, pero en realidad se trataba de una persona ajena a la institución.

A raíz de este litigio las obras están paradas desde hace un año y medio. Desde abril pasado tienen una prohibición de innovar.

Las casas a medio terminar se están deteriorando. Marcos de las puertas y ventanas fueron rapiñados.

terezafretes@diariovanguardia.com.py - arnaldo.espinola@abc.com.py - alezcano@abc.com.py - adelvalle@abc.com.py