Instan a llevar una vida en armonía

Miles de peregrinos se congregaron ayer en Piribebuy para participar de las actividades litúrgicas en honor de San Blas. Durante la misa central el celebrante instó a vivir en armonía.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/EVMIVD36ONH2DMQ36ZFGYANU64.jpg

PIRIBEBUY, Cordillera (Desiré Cabrera, de nuestra redacción regional). La particularidad de la fiesta en esta ciudad es que se realiza en un oratorio particular en un predio de la familia Acosta López. En el sitio se venera una antigua imagen de San Blas que tiene más de 200 años.

El oratorio se encuentra en el barrio que lleva el nombre de San Blas y cada año recibe a miles de devotos del “protector de la garganta”, para encomendar la cura de dolencias propias o de algún familiar.

La misa de la víspera se realizó en el pequeño lugar de oración y fue presidida por el obispo de la Diócesis de Caacupé, monseñor Ricardo Valenzuela. Luego de la celebración se realizó una serenata en honor del patrono del Paraguay.

PUBLICIDAD

El oficio religioso central se llevó a cabo ayer en el Santuario Dulce Nombre de Jesús hasta donde fue llevada la imagen particular de la familia Acosta López. Estuvo a cargo del párroco local, presbiterio Natividad Olmedo, quien exhortó a los presentes a testimoniar con su vida las enseñanzas de la Iglesia.

El sacerdote resaltó la importancia de una convivencia armónica entre vecinos y familia. Indicó que todos deben procurar tener la fe inquebrantable de San Blas, hecho que le llevó al patrono a poder obrar milagros en vida.

Luego de la misa se realizó la tradicional procesión de la imagen alrededor del Santuario Dulce Nombre de Jesús o Ñandejára Guasu. Fue acompañada de miles de devotos, muchos lucían réplicas de la capa y otros ornamentos que caracterizan la imagen del santo.

Luego la imagen fue llevada en procesión a su oratorio del barrio San Blas, donde aguardaba una gran multitud de peregrinos. La entrada de San Blas fue muy emotiva en medio de aplausos y cánticos.

Grupos musicales como Óscar Gini y su grupo Brisa Suave y Las Paraguayas llevaron una serenata al protector de la garganta en su día central. 

La imagen de San Blas fue traída de España en 1809 por Cristóbal Olivella, quien se unió a una mujer de Piribebuy, llamada Juana Bautista de Acosta. De esa unión nació María José Olivella. 

En 1813, los españoles recibieron la orden de abandonar el país dejando la imagen a cargo de su hija.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD