Perderían pensión por tener vacas

Los presidentes de juntas municipales de distritos de Ñeembucú fueron notificados por el Ministerio de Hacienda de que las personas que reciben pensión de la tercera edad y que aparecen en la lista de propietarios de ganado del Senacsa perderán el beneficio. La disposición causa temor entre los abuelos de la zona que tienen vacas para producción de leche y queso.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/N3DF4K46BBHZBDZRLSZAQWZETU.jpg

GENERAL DÍAZ, Ñeembucú (Clide Noemí Martínez, corresponsal). Eustaquio Pavón y su esposa Lucía (ambos, de 82 años), están alarmados porque se les advirtió de que se les podría suspender el beneficio por ser de la tercera edad si no se despojan de sus 12 vacunos. Eustaquio, quien trabaja en su pequeña chacra pese a su avanzada edad, indicó que al ser informado de aquello estuvo a punto de vender los bueyes con los que ara la tierra.

El hombre explicó que la pequeña suma de la pensión recibida les permite cubrir los gastos en remedios y solventar el cuidado del hijo con discapacidad que vive con ellos.

Indicó que desprenderse de sus animales significaría quedarse sin la principal fuente de subsistencia, ya que ellos consumen la leche y el queso producidos en el sitio, mientras que los bueyes son de ayuda en el arado para cultivar vegetales, también para su alimentación.

PUBLICIDAD

“Si nos dejan sin la pensión, no podríamos comprar nuestros medicamentos. Y si nos despojamos de los animales, nos quedaríamos sin posibilidades de seguir luchando por nuestra subsistencia”, expresó Pavón.

Pidió a las autoridades que no abandonen a los desposeídos, especialmente a los ancianos del interior de nuestro país que requieren de la asistencia del Estado.

En Ñeembucú, la mayoría de los habitantes cuenta con algunos animales, que les permiten sobrevivir en las épocas difíciles, como las periódicas inundaciones. Por ello, cada familia cuenta con por al menos una vaca lechera y bueyes para las tareas del campo.

Al realizarse el cotejo con la lista del Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa), numerosas personas de tercera edad quedarían sin la pensión, que es vital para sobrevivir. El sector rural está mayoritariamente poblado por adultos mayores, ya que los jóvenes en edad de estudiar o trabajar migran al exterior o a la capital del país.

Es el caso de Eustaquio Pavón y doña Lucía, quienes tienen 15 hijos y se quedaron con una única compañía, su vástago que tiene discapacidad. Mencionaron que los demás se vieron obligados a emigrar a otros países por falta de oportunidades en el departamento.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD