Almagro indigna a opositores bolivianos

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, provocó ayer la indignación de la oposición boliviana por afirmar en La Paz que sería un acto “discriminatorio” que el presidente Evo Morales sea excluido de las elecciones de octubre próximo, a pesar de que un referéndum rechazó su habilitación, prohibida por la Constitución.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/ANTBNTT74NGPRHAOB3KGNN2SAY.jpg

LA PAZ (AFP, EFE). “Decir que Evo Morales hoy no puede participar, eso sería absolutamente discriminatorio con los otros presidentes (de la región) que han participado en procesos electorales sobre la base de un fallo judicial”, afirmó Almagro en un acto junto al mandatario boliviano.

Almagro llegó a La Paz para firmar, a nombre de la Organización de Estados Americanos, acuerdos con Bolivia para desplegar una misión de observadores para los comicios próximos, en los que se elegirán presidente y vicepresidente y se renovará la totalidad del Congreso bicameral.

“Más allá de los posicionamientos filosóficos al respecto, más allá de los posicionamientos políticos al respecto, ese tema obviamente en algún momento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos se expedirá”, puntualizó.

PUBLICIDAD

Almagro había llegado a la sede del Gobierno boliviano para firmar un acuerdo que facilite la labor de observadores de la OEA en los comicios del 20 de octubre.

La firma dio paso a un discurso en el que defendió que Morales tiene el mismo derecho que otros presidentes latinoamericanos que pudieron optar a la reelección con base en un fallo judicial.

Este fallo a favor lo obtuvo el mandatario boliviano en 2017, cuando el Tribunal Constitucional (adepto a su partido) declaró que la reelección presidencial era un “derecho humano”.

Los opositores bolivianos han acudido reiteradamente a la Comisión Interamericana para que se pronuncie sobre este tema.

Los opositores esperaron esperanzados la llegada de Almagro a La Paz quien en septiembre de 2017 aseguró a través de su cuenta de Twitter que Morales “deberá respetar (la) decisión popular” del plebiscito de 2016.

Las declaraciones de Almagro causaron sin embargo desazón en la oposición, cuyos líderes Carlos Mesa, principal rival de Morales, Óscar Ortiz, candidato presidencial de derecha, y el empresario Samuel Doria Medina mantuvieron reuniones con el jefe de la OEA, previamente marcadas en agenda.

Mesa, que lidera los sondeos entre los opositores, señaló que Almagro incurrió en “contradicciones vergonzosas” por cambiar su posición inicial. Ahora “se volvió funcional a este gobierno autoritario que maltrata nuestra democracia”, declaró.

Contra la ley y la voluntad popular

En 2016, el propio Evo Morales convocó a un referendo bucando habilitarlo a un nuevo periodo, prohibido por la Constitución boliviana.

Tras perder dicha consulta, decidió desconocer la voluntad popular, y el oficialismo cambió de táctica.

Entonces, al año siguiente plantearon ante el Tribunal Constitucional (TC) habilitar la candidatura de Morales.

El TC, integrado por adeptos al oficialismo, declaró, insólitamente, que regular algo como la reelección presidencial viola un “derecho humano” del mandatario boliviano.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD