Aumenta la cifra de fallecidos por crisis social y política en Nicaragua

La crisis que vive Nicaragua deja ya más de 220 muertos, violencia descontrolada, economía en caída libre y un creciente descrédito internacional, mientras gobierno y opositores mantienen un diálogo hasta ahora estéril.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/LIDWBHN33VBFDNKTK2M6S65AJM.jpg

MANAGUA (AFP). ¿Cómo y cuándo podría terminar esto? Con la mediación de la Iglesia católica, el gobierno de Daniel Ortega y la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que reúne a grupos de la sociedad civil, dialogan en busca de una salida al conflicto. 

No obstante, sobre la mesa está sin respuesta una propuesta que hicieron los obispos al dictador Ortega, cuyo tercer mandato consecutivo acaba en enero de 2022, para que acepte un adelanto de las elecciones de 2021 a marzo de 2019. 

Ortega está acusado de represión, nepotismo y haber instaurado una dictadura, con su esposa Rosario Murillo.

PUBLICIDAD

En este contexto, se presentan estos posibles escenarios:

Salida negociada. La experta en seguridad, Elvira Cuadra, ve posible que la presión de la oposición y de la comunidad internacional obliguen al régimen a hacer “algunas reformas necesarias en lo electoral y judicial”, pero “el punto crítico es la permanencia de Ortega y Murillo en el poder, el adelanto de elecciones”. 

“Hay mucha urgencia social y política de hallar esa ruta en el corto plazo. Esto va a tomar un poco más. Porque el gobierno no muestra voluntad”, dijo Cuadra.

Para el abogado Mauricio Díaz “el problema lo generó el estilo de gobierno de Ortega y Murillo: un modelo bonapartista”, por lo que “él tiene la solución en sus manos: abrir las válvulas de compartimento ciudadano y no amurallarse creyendo que está en una guerra”. 

Para el sociólogo y economista Óscar René Vargas el deterioro económico por la crisis también presionará a Ortega. 

“Venezolanización”. Vargas estima que la solución no va a pasar por el diálogo porque a Ortega no le interesa y sus opositores “no tienen la fuerza para doblarle el brazo a Ortega”. 

“Está apostando al desgaste y a dividir al movimiento opositor (...) Una estrategia de Ortega sería la venezolanización de Nicaragua: apostar a que la gente comience a cansarse y a decir ‘ya no más tranques’ (bloqueos de vías)”, agregó el abogado Díaz. 

Agudización de la crisis. Vargas admite como posible un escenario donde Ortega se mantiene en el poder porque “ha creado un ejército irregular”, grupos de civiles encapuchados y armados (como los colectivos chavistas en Venezuela), que reprimen con la policía las protestas. 

José Luis Rocha, estudioso de temas de pandillas y migración, ve probable que la violencia continúe, aún si la pareja presidencial deja el poder, por la compleja composición de esos grupos ilegales y el deterioro económico.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD