Brasil facilita posesión de armas y estalla la polémica

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, autorizó la flexibilización para la posesión de armas en casa. Para sus detractores la decisión elevará los índices de violencia. La tasa media es de 30 homicidios por cada 100.000 habitantes.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/OJZ3DUQBLNFSZGQR5RB5RYYKHQ.jpg

BRASILIA (AFP, EFE). Con esta medida, el excapitán del Ejército cumplió una de sus más anunciadas promesas de campaña, en un país que en 2017 registró la cifra récord de 63.880 homicidios. 

Según la ley actual, la posesión de armas de fuego en casa está permitida a los mayores de 25 años sin antecedentes criminales, con una ocupación lícita, capaces de comprobar la capacidad técnica y psicológica para su uso y de justificar su necesidad. La aprobación recae sobre la Policía Federal. 

En su programa electoral, Bolsonaro definió las armas “como objetos inertes que pueden ser usados para matar o salvar vidas” y recuerda que, en países como Estados Unidos, Alemania, Noruega o Suiza “hay armas de fuego en casi todas las casas”, pero con índices de violencia menores que en Brasil. 

PUBLICIDAD

La medida, que no flexibiliza portar armas en la calle, según Bolsonaro busca que el “ciudadano de bien pueda tener paz dentro de su casa”.

Según la prensa, el decreto se limitará a la posesión de armas y no al porte fuera del domicilio, pese a que Bolsonaro se manifestó en otras ocasiones a favor de esto último.

El porte de armas seguiría entonces reservado principalmente a militares, policías y personal del ramo de seguridad. 

Estas son las principales disposiciones, que flexibiliza el “Estatuto sobre el desarme” de 2003: 

–Hasta ahora, la posesión de armas de fuego estaba permitida a los mayores de 25 años sin antecedentes criminales, con una ocupación lícita, capaces de comprobar la capacidad técnica y psicológica para su uso. Nada de eso cambia. 

–Como novedad, el decreto incluye entre los motivos de “efectiva necesidad” para tener un arma en casa a los “residentes de áreas rurales” y los “residentes en áreas urbanas con elevados índices de violencia” con una tasa de homicidios mayor a 10 por cada 100.000 habitantes, lo que en la práctica significa todo el país, porque en Brasil, uno de los países más violentos del mundo, la tasa media es de 30 homicidios por cada 100.000 habitantes. 

–El permiso para la posesión de armas, otorgado por la Policía Federal, se amplía de cinco a diez años. 

–Cada ciudadano que cumpla los requisitos podrá comprar hasta cuatro armas de fuego, contra las seis que permitía la ley. Pero ese número podrá ser superior “si hay hechos o circunstancias que lo justifiquen”, como en el caso, por ejemplo, de ciudadanos con varias propiedades. 

Esta medida está destinada a los grandes propietarios de tierras, expuestos a los riesgos de los conflictos agrarios violentos con el Movimiento Sin Tierra o las poblaciones indígenas. 

–En los hogares donde “vivan niños, adolescentes o personas con deficiencia mental” será necesaria una declaración de que la residencia tiene un lugar seguro y cerrado para el almacenamiento de las armas. 

–Los dueños o responsables legales de establecimientos comerciales o industriales que cumplan los requisitos también tendrán derecho a poseer un arma. 

–Son motivos para denegar el pedido de posesión de arma realizar “afirmaciones falsas” o “mantener vínculos con grupos criminales”, según el decreto, que no detalla cómo serán comprobadas ambas condiciones. 

No a la portación 

En un manifiesto firmado una decena de organizaciones y movimientos sociales, entre ellas el Foro Brasileño de Seguridad Pública, considera que la flexibilización de la posesión de armas “traerá más inseguridad”. 

“Estudios brasileños e internacionales muestran que el aumento de la circulación de armas de fuego se relaciona con una mayor incidencia de homicidios cometidos con armas de fuego”, señala el texto. 

En 2005 casi el 64% de los brasileños rechazó por referéndum una ley que pretendía establecer una prohibición total de la venta de armas en Brasil.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD