Diálogo roto en Nicaragua

MANAGUA (EFE). La Articulación de Movimientos Sociales y Organizaciones de la Sociedad Civil se sumó ayer a las voces que apoyan a la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia tras levantarse de la mesa de negociaciones para resolver la crisis local hasta que el régimen de Daniel Ortega brinde “muestras contundentes” de querer una solución.

“Es correcta la decisión de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, de suspender las negociaciones con la dictadura, hasta que esta no demuestre voluntad política”, señaló la Articulación, en un comunicado leído por el integrante Mario Chamorro.

La Alianza Cívica dijo que solamente “retomará su asistencia a la mesa de negociación una vez que el Gobierno de Nicaragua brinde al país muestras contundentes para encontrar soluciones integrales a la crisis.

La represión del régimen, con el soporte de grupos paramilitares, ha dejado alrededor de 500 muertos, y 700 detenidos, cientos de desaparecidos, miles de heridos y decenas de miles en el exilio, según organismos humanitarios.

PUBLICIDAD

Los informes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) indica que el Gobierno de Nicaragua ha cometido crímenes “de lesa humanidad”.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD