El régimen sirio acorrala al EI en un último reducto en el sur

Miembros del grupo Estado Islámico (EI) están acorralados en un último sector del sur de Siria, donde ayer se producían violentos combates entre las fuerzas del régimen y los yihadistas. Mientras, por otra parte, advirtió a Turquía sobre la presencia de sus fuerzas en zonas al norte, donde Ankara entró meses atrás para combatir a los kurdos.

BEIRUT y MOSCÚ (AFP, EFE). El régimen, con el apoyo de su aliado ruso, dirige desde mediados de junio una ofensiva en las provincias vecinas de Deraa y Quneitra, en el sur del país.

En la región de Quneitra, el poder de Bachar al Asad controla actualmente todos los sectores junto a la línea de demarcación de los Altos del Golán, en la frontera con Israel, anunció el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH).

Unos cien yihadistas del Ejército Jaled bin al Walid, facción que se asoció al EI, están rodeados en un sector del suroeste de Deraa, según el OSDH.

PUBLICIDAD

Esta zona fue blanco de ataques aéreos del gobierno y de su aliado ruso, informó esta oenegé.

“Unidades del ejército llevan a cabo violentos combates en los últimos reductos del grupo terrorista EI”, en un pueblo de este sector, precisó la televisión estatal siria.

Estos enfrentamientos ocurren después del fracaso de unas negociaciones reveladas poco antes por el OSDH.

Los yihadistas reclamaban ser evacuados hacia su feudo en el desierto central de la Badiya, a cambio de la liberación de unas treinta mujeres y niños recientemente secuestrados por la organización.

Los rehenes fueron secuestrados en una ofensiva lanzada por los yihadistas el 25 de julio que dejó más de 250 muertos en la región de Sueida, según el OSDH.

Iniciado en 2011, el conflicto en Siria ha dejado más de 350.000 muertos.

Advertencia a Turquía 

Siria amenazó con expulsar por la fuerza a las tropas turcas presentes en la provincia septentrional de Idleb, último refugio de la oposición armada siria.

Turquía hostilizaba desde hace tiempo con bombardeos a fuerzas kurdas que habían tomado terreno en sus fronteras, luchando contra rebeldes y miembros del Estado Islámico.

A comienzos de este año, lanzó una ofensiva terrestre, ocupando efectivamente la zona.

Turquía no desea que fuerzas kurdas estén en su frontera, cuando en su territorio combate al PKK, partido kurdo separatista, temiendo que esa contigüidad territorial los fortalezca más.

“Las fuerzas otomanas estuvieron cuatro siglos en el territorio de Siria (pero fueron expulsadas) Esta vez también los expulsaremos”, dijo Bachar Jaafari, jefe de la delegación gubernamental siria en las negociaciones sobre la paz.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD