Erdogan refuerza su poder

ANKARA (AFP). El presidente de Turquía, el conservador islamista Recep Tayyip Erdogan, asumió como jefe del Estado, ahora ya bajo el nuevo sistema presidencialista aprobado tras la reforma constitucional de 2017, que le concede amplios poderes ejecutivos. 

Esta reforma constitucional, que fue ratificada en su día en referéndum, elimina la figura del primer ministro y otorga amplios poderes ejecutivos al presidente.

Los críticos del nuevo sistema argumentan que con ello queda diluida la separación de poderes y se cimenta un modelo autoritario.

Ahora Erdogan podrá gobernar por decreto, nombrar a ministros, y podrá elegir y destituir a altos cargos de la función pública.

PUBLICIDAD

Ante el Parlamento turco en Ankara el poderoso gobernante aseguró que actuará de forma “neutral”, a pesar de seguir siendo líder del gubernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, islamista conservador).

Los cambios del sistema presidencialista también se reflejarán en el Parlamento, cuyo número de diputados se amplía de 550 a 600.

Erdogan podrá designar a varios vicepresidentes, mientras que instituciones clave, como los servicios de inteligencia, el Ministerio de Defensa y de Asuntos Religiosos, pasarán a depender directamente del presidente.

Más de 130.000 funcionarios fueron despedidos por sospechas de vínculos golpistas, mientras que otras 50.000 permanecen en prisión a la espera de juicio.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD