Evo va para otro mandato pese a la Constitución y la voluntad popular

El presidente de Bolivia, Evo Morales, inició este fin de semana su carrera hacia un cuarto mandato en las elecciones de octubre, pese a que la Constitución establece la prohibición de hacerlo, y que un referendo popular, convocado por el propio gobierno, le negó la posibilidad cambiar la norma legal.

El mandatario socialista pidió “cinco años más (de gestión) para garantizar esta liberación para toda la vida”, informó la agencia AFP.

En los próximos “10 años, tal vez 15 años, máximo 20 años, Bolivia va a ser potencia en temas económicos”, señaló ante sus partidarios.

La Constitución boliviana limita la reelección presidencial a dos mandatos.

PUBLICIDAD

No obstante, Morales ya se había presentado a un tercer periodo, con el beneplácito del Tribunal Constitucional, integrado por partidarios suyos, alegando que cuando se aprobó la nueva Constitución, se había “refundado” Bolivia, por lo que el primer mandato de Morales, no debía contarse.

Luego, en 2016, el propio gobierno de Morales convocó a un referendo para habilitarlo a un tercer mandato, pero el pueblo le dijo que “No”.

Ante esta derrota electoral, volvió a recurrir al Tribunal Constitucional, siempre integrado por partidarios suyos, el cual dictaminó que limitar la elección presidencial, era una “violación a los derechos humanos” de Evo Morales.

Este hecho, sumado a otros graves actos de acoso a la oposición, han caracterizado la vida política boliviana bajo la presidencia de Evo Morales.

Corrupción

Los 13 años continuos de gobierno de Morales se han caracterizado por la estabilidad económica, pero también por las acusaciones de corrupción y dilapidación de los recursos públicos.

El candidato presidencial, Oscar Ortiz, enumeró hace poco 94 decretos firmados por el presidente Morales y 13 leyes aprobadas por el Congreso que dan vía libre a contrataciones directas de obras, sin licitación, y que “han sido utilizados de forma reiterada” por cantidades que “podrían superar los 1.000 millones de dólares”.

“Nunca, nunca hemos robado y no hemos llegado aquí a robar a nadie, sino a servir al pueblo”, declaró Morales en nombre suyo y de su vicepresidente Álvaro García.

Ante acusaciones de la oposición, Morales dijo hace poco que sus adversarios lo “acusan de dictadura (...) por envidia porque ellos no hicieron” lo que su gobierno hizo en 13 años.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD