Fin de diálogo en Nicaragua

MANAGUA (AFP). La alianza opositora de Nicaragua aseguró ayer que la represión a las protestas, a la libertad de prensa y la negativa de liberar todos los presos políticos impiden retomar el diálogo con el gobierno de Daniel Ortega para buscar salida a la crisis que vive el país.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/GP7KKYCZ6ZFI7HJZCT3HOISFQQ.jpg

“No hay condiciones para continuar la negociación” con el gobierno, declaró la abogada Azáhálea Solís, de la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD), en rueda de prensa.

La oposición paralizó el lunes las negociaciones que sostenían con la comitiva oficial desde el 27 de febrero, en protesta por la violenta represión policial del sábado contra manifestantes y periodistas, que dejó más de 100 detenidos que luego fueron liberados.

La delegación de la ACJD se presentó ayer a la sede de las conversaciones, en el Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (INCAE), al sur de la capital, pero no se reunió con el gobierno.

PUBLICIDAD

“Se pidió al enviado de la OEA (Luis Ángel Rosadilla) y al nuncio (Stanislaw Sommertag) que sirvan de facilitadores para que el gobierno dé muestras de voluntad” de alcanzar acuerdos, explicó Solís.

Señaló que su demanda “está íntimamente ligada con la libertad” de centenares de personas detenidas por participar en las protestas que estallaron en abril pasado contra el gobierno.

Piden, además, la libertad absoluta de los 150 opositores que fueron beneficiados el último mes con casa por cárcel, cuyos juicios y condenas siguen vigentes y sus domicilios son asediados por la policía del régimen de Ortega.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD