G77 apuesta por la cooperación Sur-Sur

DOHA, 16 (EFE). El Grupo de los 77 y China ha clausurado hoy la II Cumbre del Sur, devaluada por la ausencia de líderes, pero en la que se han abordado los principales problemas que padecen los países pobres, se ha reclamado la ayuda de los ricos y se ha apostado por la cooperación Sur-Sur.

La Cumbre, celebrada en Doha, también ha sido muy criticada por los observadores, tanto del mundo en desarrollo como de los países industrializados, por su falta de contenidos.

Poco antes de terminar la Cumbre, la veintena de jefes de Estado presentes en Doha y otros representantes de los 132 países que forman el Grupo de los 77 y China aprobaron una Declaración Política, de catorce páginas, y un Plan de Acción, de treinta y dos.

Ambos documentos muestran las estrategias que los países del G77 adoptarán para alcanzar el desarrollo y marcan los objetivos que defenderán en común, entre ellos el reclamo a los países ricos de que entreguen el 0,7 por ciento de su Producto Interior Bruto (PIB) a la Ayuda Oficial al Desarrollo.

Otra de las propuestas es la cooperación entre los países en desarrollo, cuyo comercio genera, de acuerdo con los datos ofrecidos durante la Cumbre, un 40 por ciento del volumen mundial.

CREAN "FONDO DEL SUR"

DOHA, 16 (AFP). Los dirigentes del Grupo de los 77 y de China adoptaron este jueves una proposición de Qatar para crear un "Fondo del Sur" para el desarrollo, y urgieron a los países ricos del Norte a honrar sus compromisos financieros, tras una cumbre de dos días en Doha.

En su declaración final, la cumbre anunció haber adoptado la creación de un "Fondo del Sur para el desarrollo y la asistencia humanitaria", al que Qatar otorgó 20 millones de dólares.

China e India anunciaron una contribución de dos millones cada uno.

Los participantes subrayaron "la necesidad de aplicar urgentemente la decisión de los países donantes de dedicar 0,7% de su PIB a la ayuda pública al desarrollo".

Este 0,7%, acordado a nivel mundial hace varios años, no es respetado en general por los países ricos, cuya contribución oscila entre el 0,2 y 0,3% de su PIB, según estadísticas de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).