Ganó comparsa que denunció corrupción

RÍO DE JANEIRO (AFP). La tradicional escuela de samba Beija-Flor se coronó ayer ganadora del carnaval de Río de Janeiro, con un fuerte desfile contra la corrupción y la violencia, un reconocimiento al espíritu reivindicativo que este año dominó en el Sambódromo.

La escuela, una de las más premiadas de los últimos tiempos, se inspiró en la figura de Frankenstein -novela que cumple 200 años- para ilustrar un “monstruo” corrupto, abandonado e intolerante con el que comparó a Brasil. Y usó imágenes fuertes para hacerlo, como ratas con maletines llenos de dinero para representar a sus políticos o niños y policías en ataúdes para exponer el recrudecimiento de la ‘guerra’ en las favelas de Río. 

Se premió “la crítica de lo que ocurre en nuestro país, la desigualdad”, celebró el cantante Neguinho, un emblema de Beija-Flor, en la ceremonia de entrega del trofeo en el Sambódromo, en la que los seguidores de la escuela vestidos de azul y blanco brincaban de alegría. 

Nilópolis, el suburbio al norte de Rio en el que se encuentra Beija-Flor, estaba de fiesta ayer después de haber dejado impactados a los brasileños con su desfile del lunes, uno de los más críticos que se haya visto.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD