Juez opositor a Evo alerta de riesgos en elecciones

LA PAZ (AFP). El vicepresidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia propuso “un giro de 180 grados” de la institución, para evitar unas elecciones deficientes en octubre próximo, en las que el presidente Evo Morales buscará un cuestionado cuarto mandato hasta 2025.

El vicepresidente y vocal Antonio Costa cursó una nota a los otros cinco vocales para mencionar los problemas de la institución, que debe organizar los comicios para presidente y vicepresidente y para renovar la totalidad de las cámaras de Diputados y Senadores. 

El vicepresidente, con roces con el oficialismo, planteó “adoptar medidas dentro de sala plena que permitan un giro de 180 grados, que permita reconducir nuestra gestión y evitar se configure una situación que no nos permita alcanzar el objetivo de administrar las elecciones generales 2019 de manera eficiente”.

Costa mencionó en su carta algunas dificultades del TSE, como el despido o renuncia de 59 profesionales, problemas en la tramitación de un presupuesto ante el Tesoro General de la Nación y dificultades en la disponibilidad de equipos biométricos para empadronar electores. 

PUBLICIDAD

Recomendó realizar “un gran esfuerzo para la contratación de personal” y llenar las acefalías “con profesionales que cumplan con los perfiles, habilidades y experiencia para cada uno de los cargos”.

Morales está en el poder desde 2006 y aspiraciones a un cuarto mandato por cinco años más, pese a que un referendo popular en 2016 le negó su repostulación.

El oficialismo logró que el Tribunal Constitucional, afín a Morales, señalara en 2017 que es un derecho humano del mandatario participar de los comicios.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD